¡Sígueme! =)

¿Te aviso cuando actualice?

domingo, 18 de septiembre de 2016

Ensalada vietnamita de cangrejo


Me encantan las ensaladas asiáticas porque son fresquísimas, sanas, originales y, en conjunto, deliciosas. Ya publiqué hace tiempo alguna coreana y hoy os traigo una ensalada inspirada en la típica ensalada vietnsamita y en la tailandesa de mango verde, solo que no lleva mango, sino pepino, cebolla morada y zanahoria como verduras principales. Como digo es en esencia vietnamita por los fideos transparentes del fondo y el aliño. Así participo con ilusión en la entrega de Vietnam de Cocinas del mundo tras estar fuera de combate por motivos de salud.




La receta la aprendí de un restaurante de Aarhus que ya cerraron y luego la he comido parecida en Fuengirola en otro vietnamita estupendo, aunque el toque del buey de mar es cosa mía; allí me lo servían con rollitos crujientes. He añadido hojas verdes por los bordes del plato que hacen de cama para las patas con pinzas de cangrejo con las que acompañamos la ensalada. Otro toque típico de las ensaladas vietnamitas que me encanta y que incluyo aquí son los cacahuetes y el aliño dulce, salado, ácido y picante.

  • 125 g de pepino
  • 50 g zanahoria
  • 1/2 cebolla morada pequeña
  • 5 tomates cherry
  • 1 puñado de hojas verdes variadas
  • 100 g de fideos transparentes
  • Unas cuantas patas de buey de mar hervidas y enfriadas
Para el aliño:
  • 1 piñado de cacahuetes tostados
  • 2 cucharadas de salsa de soja
  • 1 cucharada de salsa de pescado
  • 1 cucharadita de  aceite de sésamo
  • El zumo de 1/2 lima
  • 1 rodaja gruesa de jengibre
  • 1/2-1 guindilla fresca (o más, al gusto)
  • 2 dientes de ajo
  • 1 cucharadita de azúcar moreno
  • Un puñadito de hojas de cilantro fresco


La preparación:

1. Preparamos las verduras. Para ello cortamos el pepino por la mitad y con un cuchillo afilado o una mandolina lo laminamos. Pelamos la media cebolla y la laminamos también finísimo. Pelamos la zanahoria y cortamos láminas finísimas con un pela-verduras. Lavamos los tomatitos y los cortamos en mitades y luego en cuartos. 


2. Ponemos a hervir los fideos transparentes en agua fría. No tardan mucho en hacerse. Cuando estén, los pasamos por agua fría para enfriarlos y después los escurrimos bien.


3. Ponemos también a cocer las patas con pinza de cangrejo. Para eso las enjuagamos primero con agua fría y ponemos agua a hervir con sal y unas gotas de limón. Cuando hierva echamos las patas, bajamos a fuego medio-alto y le damos unos 7-8 minutos si son patas grandes (4-5 para patas pequeñas y hasta 15 para patas enormes).

4. Cortamos en rodajas finas el ajo, el jengibre y la guindilla. Entonces las introducimos en el mortero. Las machacamos un poco. No queremos una pasta, solo extraer los sabores y picarlas.


5. Añadimos también algunos de los cuartos de tomate y los cacahuetes, los rompemos un poco en el mortero y añadimos las hojas de cilantro picadas o rotas con las manos.

6. Incorporamos entonces los elementos líquidos del aliño: salsa de soja, salsa de pescado, aceite de sésamo, zumo de lima y además el azúcar. Removemos y mezclamos bien.


7. En Tailandia se hace todo en el mortero, pero si el tuyo es pequeño como el mío, introducimos las verduras en un cuenco más grande, las mezclamos bien y les añadimos el aliño.

8.  Entonces servimos los fideos transparentes en el fondo de la ensaladera. Alrededor de los fideos servimos las hojas verdes que hayamos elegido. En el centro de los fideos hacemos un pequeño hoyo y ahí empezamos a servir la ensalada tailandesa aliñada. 


9. Por último, repartimos las pinzas de cangrejo por los bordes. Si no nos la vamos a comer en el momento, la reservamos en el frigorífico para que se potencien los sabores.


¡Buen provecho!

¡Sígueme en facebook!