¡Sígueme! =)

¿Te aviso cuando actualice?

domingo, 22 de abril de 2018

Pollo asado con tomillo y limón


¡Otro mes, otro asalto! Y este mes le desvalijamos la cocina a Elena, de Los deseos del paladar. Yo iba buscando una receta sanita y ligera y me encontré con este delicioso y sencillo pollo asado al limón con tomillo, así que me puse manos a la obra y quedamos muy contentos. La repetiremos :) Solo hice un par de cambios menores, por ejemplo con el ajo, porque en casa nos gusta mucho el sabor a ajo ^^

Por cierto, cuando visitéis el blog de Elena, no os perdáis esta interesante entrevista sobre nuestra chef, la cocina sin barreras y su motivación para escribir un blog cocinillas.

Yo la verdad es que no soy muy de carne, y si la voy a comer, prefiero una pechuga de pollo, sin piel ni huesos ni nada. Pero a mi vikingo le gustan estas recetas de muslo y contramuslo al horno y por eso de vez en cuando las hago. La piel a veces la quito antes de hornear, otros días, como hoy, la dejo y luego se la paso a mi vikingo ;)

  • 4 contramuslos (cuarto trasero) de pollo - Yo aproveché para hacer un par de muslos más que tenía en la nevera
  • 2 limones
  • Tomillo
  • Aceite de oliva (en spray de cocina mejor)
  • 1-2 dientes de ajo
  • 1 vaso de líquido, mitad de vino blanco y mitad de agua
  • Sal marina


La preparación:


1. Precalentamos el horno a 160º y mientras tanto preparamos el plato en un recipiente apto para horno: Disponemos el pollo en el recipiente, rociamos con el zumo de 1 limón, regamos con la mezcla de vino y agua, salpicamos los trozos de pollo con un poco de aceite (con un spray de cocina, para no pasarnos) y finalmente espolvoreamos con tomillo y una pizca de sal.


2. Metemos al horno. Le vamos a dar 45 minutos, pero a media cocción; es decir, pasados unos 23-25 minutos, sacamos del horno y le damos la vuelta a las piezas para que se doren por debajo también. Es ahora cuando añadimos el ajo; en mi caso 2 dientes prensados (o machacados en mortero), en lugar de picados o en rodajas, para extraer todo el sabor posible. Repartimos sobre el pollo y en el caldo. Dejamos que complete sus 45 minutos de cocción.


3. Pasados los 45 minutos, les damos la última vuelta a las piezas de pollo y añadimos 5-8 rodajas de limón. Subimos la temperatura a 180º y les damos 15 minutos más. ¡Y listo!


¡Buen provecho!

¡Sígueme en facebook! 


domingo, 15 de abril de 2018

Salsa de tomate kuwaití: Daqus


En Kuwait esta salsa de tomate es tan popular que se vende envasada en todas partes, pero en casa podemos disfrutarla y, además, seguro que casera está mejor, ¿no? Se llama دقوس, que se lee "Daqus" (La "q" representa una especie de "k", pero gutural). A mí desde luego me ha gustado el resultado.

Esta receta la he preparado para el viaje de este mes con Cocinas del mundo hasta Kuwait. Como siempre casa, cada familia tiene sus costumbres y sus truquillos; yo he investigado y me he basado sobre todo es estaesta, esta y esta, aunque he aportado mis propios trucos, como añadir el cilantro fresco al final, después de la cocción, para evitar que pierda sabor. Según el método de preparación, necesita más o menos tiempo de cocción; con esta versión que yo os traigo, sobra con 15-20 minutos.


Esta salsa viene bien para todo lo que normalmente combinarías con ketchup o salsa de tomate, pero en Kuwait es común degustarla sobre pollo machboos, con arroz kabseh y también sobre pescado frito.


  • 3 tomates
  • 3 dientes de ajo
  • 1 cebolla pequeña
  • 2 cucharadas de puré de tomate concentrado
  • 1/4-1/2 de guindilla (si te atreves, los kuwaitíes le ponen hasta 4)
  • 2 cucharadas de aceite vegetal
  • 60 ml de agua
  • Sal y pimienta negra
  • Cilantro fresco al gusto

La preparación:

1. Realmente esto es sencillísimo; la receta básicamente consiste en triturar todos los ingredientes menos el cilantro. Retiramos el pedúnculo del tomate y la cebolla ya pelada y añadimos ambas cosas en trozos al vaso de la batidora. Añadimos el resto de ingredientes y trituramos hasta conseguir una mezcla homogénea. 



2. Entonces ponemos la mezcla al fuego a cocinar. A fuego medio, 10-20 minutos son suficientes. Normalmente se haría sin tapa, pero el tomate tiende a salpicar mucho y, con la cantidad de agua de esta receta, ya queda bastante espesa, así que yo tuve el cazo tapado. De vez en cuando removemos.



3. Por último servimos en un cuenco y espolvoreamos con cilantro fresco picado. La salsa se puede comer en frío o en caliente. A mí personalmente estas cosas me gustan más en frío, pero cada uno a su gusto.

* Me dicen que aguanta hasta 1 semana en la nevera (si no te la acabas antes jeje).


¡Buen provecho!

¡Sígueme en facebook! 
https://www.facebook.com/berguaricoysano





Bergua*








viernes, 6 de abril de 2018

Brazo escocés


¿Qué es eso del brazo escocés? Pues es un pastel de carne (sin masa) relleno de huevo duro y salsa de whiskey. En lugar de masa, los huevos se envuelven en la propia carne. 

¿De dónde viene ese nombre? El nombre se me ocurrió porque es alargado como un "brazo de gitano" (pionono) y porque 
relaciono el whiskey con Escocia y la receta me recuerda a los huevos a la escocesa, pero a lo grande. 

Que yo sepa, esta receta como tal no tiene un nombre oficial; de hecho no sé si alguien la habrá hecho así; yo estaba pensando en qué preparar para unos amigos vikingos que venían a cenar y pensé que algo así con mucha carne y salsa sería ideal. La verdad es que les encantó (y a mí también, y eso que no soy muy carnívora).

Con estas cantidades deberían comer más que bien cuatro adultos, pero si queréis ser precavidos, por si os vienen con mucha hambre, podéis usar 1,250-1,5 kg de picadillo y, si acaso, 5 huevos duros. Yo lo suelo servir con patata, boniato y verduras asadas cortadas en forma de bastones.

Para la masa:
  • 1 kg de picadillo de ternera o mezcla de cerdo y ternera (mejor si no contiene más de 10-12% de grasa, porque será más sano, pero también porque si no, encongerá mucho)
  • 2 pastillas de caldo de carne
  • 3 cucharadas de perejil picado (mejor si es fresco)
  • 4-5 lonchas de bacon 
  • 2 dientes de ajo prensados
  • 1 cebolla mediana-grande 
  • 1/2 cucharada de sal
  • Pimienta negra al gusto
  • Aceite de oliva
  • Opcional: 1 cucharada sopera de harina
Para el relleno:
  • 4 huevos duros
  • Aprox. 300-400 g de salsa de whiskey


La preparación:

1. Rehogamos el ajo prensado y la cebolla picada en aceite en una sartén. En cuanto el ajo y la cebolla estén un poco tiernos, añadimos las pastillas de caldo desmenuzadas y mezclamos. Yo lo cocino con tapa para que no se seque. Cuando esté todo bien mezclado y tierno, apartamos del fuego.



2. Mezclamos en un recipiente grande el picadillo, el perejil picadito, sal y pimienta y la mezcla de cebolla y ajo con pastillas de caldo. Si vemos la masa húmeda, añadimos la harina, aunque yo creo que no hace falta. Mezclamos de nuevo y amasamos con la mano; podemos usar un guante o una bolsa de plástico para que no se nos pegue a la piel. 

* Para hacer este tipo de pasteles (tipo meatloaf), hay quien añade un huevo a la masa de carne, pero aguanta bien la forma sin él y yo creo que ya lleva bastantes huevos la receta de por sí.



3. Engrasamos un recipiente apto para horno y con la mitad de la masa formamos un barco vikingo, es decir, una base alargada con paredes. Hacemos una especia de canal en el centro a lo largo.



4. En el canal colocamos los huevos en fila uno detrás de otro. Los cubrimos con un poco de salsa de whiskey al gusto; el resto de la salsa irá por fuera.




5. Ahora vamos a cubrir con la otra mitad de la masa; sobre un trozo de papel de hornear, aplanamos la masa un poco las manos y le damos la misma forma y longitud que a nuestro barco vikingo. Entonces volcamos la tapadera de carne sobre los huevos y sellamos pegando la parte de arriba y la de abajo con la propia carne. Hay que asegurarse con cariño de que quede sellado y compacto, para que no se agriete al cocinarse.



6. Vertemos por encima el resto de la salsa de whiskey de forma que las paredes queden cubiertas, para que no se seque. Gran parte de la salsa acabará en el fondo del recipiente, pero bueno, con una cuchara, la rociaremos por encima de la carne al servir.



7. Cubrimos por encima con las lonchas de bacon; yo pongo algunas enteras y otras por la mitad, según el espacio que haya. Este paso se puede obviar, pero añade muy buen sabor. A veces el bacon se escurre hasta el fondo del recipiente; no pasa nada, pero una solución es asegurarlo con palillos. El toque final es un poco de pimienta recién molida por encima.



8. Finalmente le damos 60-90 min. en el horno precalentado a 180º (en mi horno son 60 minutos). Antes de servir, comprobamos que esté cocinado por dentro; si vemos que se está quemando por arriba, cubrimos con papel de plata hacia el final.

¡Buen provecho!

¡Sígueme en facebook!