¡Sígueme! =)

¿Te aviso cuando actualice?

martes, 25 de junio de 2013

Arroz con conejo a la oriolana


Este es el insuperable arroz con conejo de mi abuela; el arroz con conejo de Orihuela de la Vega Baja del Segura. Dentro de un mes volveremos a cocinar juntas, pero de momento he rescatado estas fotos del baúl de los recuerdos para contaros los secretos oriolanos y mandarle un abrazo enorme a mi abuela. Un conejo da para 6-7 comensales.


  • 1 conejo 
  • Aceite de oliva
  • 1/2-1 pimiento verde
  • 1/2-1 pimiento rojo
  • 1 tomate maduro (o tomate frito de bote)
  • Hígado
  • Caracoles
  • Arroz (las medidas se explican abajo)
  • 1 sobre de colorante (Aprox. 1,5 g)
  • Agua
  • Sal
  • Opcional: 3 dientes de ajo


La preparación:

1. El conejo no se lava porque la carne absorbería el agua. Troceamos el conejo, si no le hemos pedido al carnicero que nos lo troceara. Seleccionamos las partes que queremos usar para el arroz y guardamos/congelamos el resto. Aguanta más si lo congelamos ya sofrito.



2. Echamos a la cazuela 2 chatitos de vino llenos de aceite. Dejamos que se caliente y  echamos el ajo entero si queremos ajo. Si no, pasamos a vaciar y filetear el pimiento en tiras gordas y las echamos al aceite. Con o sin piel, a vuestro gusto.


3. Freimos el conejo. Ponemos 3-4 trozos por cabeza con sal en el aceite para evitar que salte.

4. Cuando se dore el conejo, añadimos el tomate a trocitos o triturado o el tomate frito. Ahora añadimos también el hígado para que se cuaje. Si lo añadimos antes del tomate, el aceite salta demasiado.


5. Vertemos a continuación el agua (la medida de un cazo), añadimos sal y dejamos hervir durante 45-60 minutos.

6. Se lavan y se distribuyen los caracoles. Entonces lo podemos tapar para que no se evapore tanto líquido.


7. Probamos de sal y rectificamos si hace falta. Sacamos 4 vasos de caldo del líquido que ha estado hirviendo en la cazuela para verterlo en la paellera junto con la carne y los caracoles. Si falta caldo, añadimos agua clara. Mi abuela siempre añade un vaso de propina, por si acaso ;)



8. Echamos el colorante.

9. Cuando el caldo empiece a hervir en la paellera, llega el turno del arroz. Verteremos 1 chatito de vino lleno de arroz por persona, o 1 vaso normal para dos. Le damos 20 minutos de cocción en total. 




10. Pasados los primeros 5 minutos, bajamos el fuego y vamos comprobando de vez en cuando cómo va de líquido. Si vemos que le va faltando agua, le añadimos. Y pasados los 20 minutos, ¡está listo para servir!




¡Buen provecho!


¡Sígueme en facebook! 
https://www.facebook.com/pages/Comer-rico-y-sano/17259703288727





Bergua*

viernes, 21 de junio de 2013

Puré de patatas gratinado con sorpresa

Un puré de patata puede sonar algo aburrido, pero gratinado ya suena mejor, y si además lo usamos para camuflar un relleno a nuestro gusto, la cosa ya se pone más que interesante ;) Obviamente, el relleno es opcional, también se puede gratinar el puré sólo y servirlo de acompañamiento para carne o pescado. Para 3-4:

  • 1/2 kg (500 g) de patatas para asar
  • 50 ml (0,5 dl) de leche tibia 
  • 35 g de mantequilla
  • 50 g de queso de untar (natural, de ajo, a las finas hierbas... al gusto)
  • 75 g de mozzarella rallada (también puede ser cheddar)
  • Sal y pimienta
  • Opcional: Si queremos que el puré tenga sorpresa, el relleno puede ser de atún, jamón york, maíz... Yo esta vez opté por 50 g de picadillo de cerdo, 2 dientes de ajo picados y 1/2 pimiento rojo a trocitos.


La preparación:

1. Hervimos las patatas peladas y lavadas. Yo además las troceo para que se cuezan más rápidamente.

2. Cuando las patatas estén cocidas (blandas, pero sin que se deshagan), las machacamos con un tenedor o una espátula para puré.


3. Repartimos la mayor parte de la mantequilla en trocitos y mezclamos. El calor de las patatas ayudará a que la mantequilla se derrita y se mezcle. Salpimentamos.

4. Añadimos el queso de untar o de crema y mezclamos. Agregamos también la leche y volvemos a mezclar.



5. Servimos el puré en una fuente apta para horno y extendemos con una espátula o con el dorso de un cuchillo de untar.







6. Si vamos a incluir relleno, lo cocinamos si fuera necesario. En este caso, en la sartén rehogué el ajo picado y el pimiento en trocitos con un poco de aceite y luego añadí la carne. Después distribuimos sobre el puré. 





7. Distribuimos el resto de la mantequilla por encima y después cubrimos con el queso rallado. Damos un último toque de pimienta negra.


8. Finalmente gratinamos a 180º durante 5-15 minutos, según el horno y cómo nos guste de tostado el queso. ¡Y a disfrutar!

¡Buen provecho!


Bergua*

Nunca hubiera pensado que diría esto de un puré e patatas, pero ¡qué delicia! Cremoso, suave, con el picantito de la pimienmta... mMMM

miércoles, 19 de junio de 2013

Crema de hinojo y zanahoria

Esta crema se puede tomar tanto fría como caliente y es una buena forma de introducir el bulbo de hinojo en nuestra cocina, porque, en España al menos, se han usado tradicionalmente las semillas más que el tallo. El sabor del hinojo recuerda al del anís o la regaliz, aunque es más o menos suave en función de cómo se prepare. Para 2-3:



  • 1 bulbo mediano de hinojo
  • 750 g de zanahoria
  • 2 dientes de ajo
  • 4 tazas de caldo de verduras
  • 1/2 taza de zumo de naranja
  • Aceite de oliva
  • Sal y pimienta negra

La preparación:




1. Cortamos el bulbo de hinojo en trocitos y reservamos las hojas.




2. En una olla grande ponemos a calentar una cucharada de aceite y ponemos a rehogar el hinojo para que se vaya ablandando.




3. Añadimos la zanahoria pelada, lavada y cortada en rodajas. Echamos también el ajo prensado y dejamos cocinar durante unos minutos.



4. Vertemos en la olla el caldo de verduras y una pizca de sal y le damos 20 minutos a fuego medio, hasta que la zanahoria y el hinojo queden tiernos.



5. Retiramos la olla del fuego, añadimos el zumo de naranja y las hojas de hinojo y trituramos.




6. Rectificamos de sal si hace falta, añadimos un toque de pimienta negra y añadimos si queremos dos cucharadas de nata para cocinar, yogur o queso.



¡Buen provecho!


Bergua*

lunes, 17 de junio de 2013

Lentejas morunas

De pequeña me encantaban las lentejas. Me las preparaba mi abuela cada martes, con su huevo duro rallado por encima. Tanto me gustaban, que al final las aborrecí. Y pasaron años y años, en los cuales yo empecé a  cocinar, hasta que las redescubrí. Hoy traigo esta versión ligera con un toque oriental, inspirada por Andrés. Para 2:


  •  60-80g lentejas 
  • 1/2 cebolla
  • 300g de tomate triturado
  • 2 patatas pequeñas
  • 1/2 calabacín
  • 1 zanahoria
  • 200g de calabaza
  • 1-2 dientes de ajo
  • Garam masala, comino y jengibre. 1 cucharadita de cada.
  • Pimienta negra, sal.
  • Opcional: 1/2 pastilla de caldo de carne o verduras.

 La preparación:



1. Yo suelo dejar las lenteja a remojo toda la noche.

2. Lo primero, lavamos y pelamos la verdura y la cortamos a trozos de tamaño regular.




3. Escurrimos las lentejas, las vertemos en una cacerola y las cubrimos de nuevo con agua.  Las ponemos a cocer a fuego medio junto con la verdura.





4. En una sartén sofrímos el ajo picado y la cebolla cortada en juliana. Una vez está pochadito, añadimos los tomates triturados y las especias (y la pastilla de caldo) y lo dejamos reducir un poco (unos 5 minutos).




5. A los 20 minutos de cocción de las lentejas, añadimos el sofrito, removemos y cocinamos 25-35 minutos más. Hay que comprobar de vez en cuando para añadir un poco de agua si se fueran quedando sin ella. Asimismo, se ha de probar de sabor por si le faltaran especias o sal.


6. Probamos las lentejas de vez en cuando y, cuando estén cocinadas del todo y la patata, la zanahoria y el resto, también esté cocido, podemos servir. En principio no está pensado como un plato caldoso, pero como siempre, es cuestión de gustos.



¡Buen provecho!


Bergua*

domingo, 16 de junio de 2013

Ensalada veraniega con mango


En los días calurosos siempre son bienvenidas las nuevas ideas para ensaladas. Ésta nos trae sabrosura y color, y no le hace falta aliño gracias a los jugos del tomate, el atún y el mango. Estos pepinos delgaditos  tan monos los encontré en mi verdulería favorita de la capital noruega.


  • 5-6 pepinos miniatura (nombre original "miniature cucumber")
  • 1 mango maduro
  • 1 aguacate maduro
  • 2 tomates de pera medianos maduros
  • 1/2 lata de maíz
  • 1/2 lata de atún en aceite de oliva
  • Pimienta negra y sal
  • Limón
  • Opcional como acompañamiento: pan árabe (tipo msemen marroquí o crepe)

La preparación:



1. Lavamos los pepinos, retiramos las puntas y cortamos a rodajas. Como son tan finos, no hace falta hacer trozos más pequeños.







2. Cortamos los tomates en gajos y los gajos en mitades horizontalmente. El jugo del tomate lo echamos también a la ensalada. 







3. Pelamos el mango y lo cortamos a trocitos como los de tomate. Los jugos los añadimos también a la ensalada.


4. Cortamos el aguacate también a trocitos, lo añadimos a la ensalada y rociamos con limón.


5. A continuación echamos los granos de maíz por la ensalada y añadimos el atún. 


6. Finalmente, espolvoreamos con un poco de sal y pimienta negra y removemos todo bien para que se mezclen los ingredientes. 



¡Buen provecho!



https://www.facebook.com/berguaricoysano


Bergua*

viernes, 14 de junio de 2013

Pasta veraniega lactovegetariana

Todos los ingredientes de este plato son frescos, menos la pasta, que se puede usar fresca o dura, la más habitual. Es apta para vegetarianos que tomen productos lácteos y es fresquita y ligera. Para 1 ración (como plato único):







  • 70 g de pasta integral
  • 1/2 calabacín
  • 60-100 g de queso feta
  • 3 tomates de pera
  • 1/4 de pimiento rojo
  • 2 dientes de ajo
  • Pimienta negra
  • 3-4 hojas de albahaca (si no tenemos, puede ser orégano o albahaca seca)
  • Aceite de oliva
  • Opcional: 1/4 de cebolla para la salsa de tomate.


La preparación:


1. Ponemos la pasta a hervir.

2. Calentamos 1/2 cucharada de aceite en una sartén y añadimos diente y medio de ajo picado. Pasado un minuto añadimos el calabacín, que habremos lavado y cortado en cubitos.

3. Cuando el calabacín esté cocinado, apagamos el fuego y añadimos el queso feta en cubitos también. No se derrite.


4. Retiramos el "ombligo" del tomate, donde se unía a la planta. Los tomates de pera son especialmente dulces, así que yo no retiro la piel ni las pepitas; lo aprovecho todo. Añadimos los tomates, el cuarto de pimiento y el medio diente de ajo que nos había quedado al vaso de la batidora. Echamos también la albahaca y batimos. Probamos por si quedara ácido e hiciera falta mezclar con una pizca de azúcar. 




5. Cuando la pasta esté lista, la pasamos por agua fría para cortar la cocción, la escurrimos y la añadimos a la sartén.





6. Sobre la pasta, el calabacín y el queso, añadimos la salsa y removemos rápidamente. Esto es simplemente para que se mezclen los ingredientes, pero no queremos que se caliente la salsa. También se puede sacar todo de la sartén antes de añadir la salsa, para asegurarnos de que quede fresquita.

7. Servimos y ¡a comer!


¡Buen provecho!

Bergua*

lunes, 10 de junio de 2013

Magdalenas de naranja y zanahoria


Estas son magdalenas esponjosas de las de toda la vida, ni muffins ni cupcakes; magdalenas de panadero de barrio. Eso sí, los ingredientes pueden sorprenderos un poco, porque como el nombre bien revela, la base es una naranja y dos zanahorias. La cobertura va al gusto. Esta cantidad de masa da para unas 20 magdalenas, según los moldes.


  • 1 naranja
  • 2 zanahorias
  • 3 huevos
  • 1/2 vaso de aceite de girasol
  • 1 1/2 vaso de azúcar moreno
  • 2 vasos de harina (yo la uso de panadero, que sube más porque el índice proteínico es más alto)
  • 1 cucharada de levadura química (en polvo)
  • 1/2 cucharada de azúcar de vainilla 
  • 1/2 cucharadita de jengibre en polvo o rallado
  • 5 gotitas de agua de azahar, si tenemos
  • Opcional: trocitos de almendra picada o molida. Crema pastelera. Guindas, fideos de chocolate, azúcar glas y canela o cualquier otra cosa para decorar.




La preparación:

1. Pelamos y lavamos las zanahorias, cortamos las puntas y las ponemos a hervir en trozos, para que tarde menos.

2. Rallamos la piel de la naranja y reservamos.

3. Pelamos la naranja retirando todas las hebras y el blanco que podamos. La abrimos para retirar también las fibras blancas del interior y las pepitas, si las hubiera.

4. Cuando la zanahoria esté blanda (no demasiado, que no se deshaga), la echamos junto con la naranja al vaso de la batidora. Añadimos el agua de azahar, los huevos, el azúcar y el aceite. Batimos hasta obtener una mezcla homogénea, más bien líquida.



5. En un recipiente hondo echamos la harina, el azúcar de vainilla, la levadura y el jengibre. Sobre ello vertemos la mezcla que acabamos de batir. Nos ayudamos de una espátula si hace falta. Batimos de nuevo hasta que todo se mezcle y no queden grumos.


6. A esa mezcla le añadimos la ralladura de naranja que habíamos reservado. No es necesario batir de nuevo, pero podemos remover un poco para que se mezcle.

7. Mientras enmoldamos, precalentamos a 180º en posición de ventilador.



8. Llenamos tres cuartas partes de cada molde que vayamos a usar y después añadimos la cobertura que nos apetezca: azúcar glas, fideos de chocolate...

9. Horneamos a 180º durante 25-30 minutos, según el horno. Para saber si están listas, pinchamos como siempre con un palillo largo y, si sale limpio, están listas.


10. Las dejamos sobre la rejilla durante unos 5 minutos para que se vayan enfriando y luego vamos retirando los moldes. 





¡Buen provecho!


A veces preparo crema pastelera de vainilla, abro las magdalenas por la mitad y las relleno. Para chuparse los dedos, literalmente ;)




¡Sígueme en facebook! 
https://www.facebook.com/pages/Comer-rico-y-sano/17259703288727


Bergua*