¡Sígueme! =)

¿Te aviso cuando actualice?

lunes, 27 de mayo de 2013

Sopa de tomate

Empecé el día con toda la intención de hacer un pisto, pero para cuando llegó la tarde había cambiado de idea y, a raíz de un sofrito, surgió esta sencillísima sopita revitalizante. Cena en lista 2 minutos. La acompañé de unos trocitos de sepia a la plancha con ajo.



  • 1 cebolla morada mediana
  • 1/2 pimiento rojo
  • 1 lata de tomates enteros o troceados (240 g, equivale a 4-5 tomates)
  • 2-3 dientes de ajo
  • Aceite de oliva
  • Sal y pimienta
  • Agua si queremos rebajar (si nos gusta espesa, no hace falta)
  • Opcional: Hierbas. Le van bien tomillo o albahaca. Yo la hierba que usé es mastuerzo (o berro de jardín), poco común en España, pero muy usada en ensaladas, bocadillos, etc. por Dinamarca. Para decorar también se pueden poner unas gotas de nata líquida para cocinar o yogur natural.

La preparación:

1. Cortamos el pimiento en trocitos y la cebolla en juliana. El ajo lo laminamos.

2. Si vamos a utilizar tomates enlatados, no hay que prepararlos, pero si los usamos naturales, les podemos sacar las semillas. Yo lo uso todo, piel y semillas también.


 3. Calentamos una cucharada de aceite en la sartén y rehogamos las verduras.





4. Cuando las verduras hayan tomado color y estén tiernas, añadimos el tomate, pimienta, sal y azúcar para rectificar de acidez. Le damos 5 minutos a fuego medio-alto con las verduras para que se mezclen los sabores y se termine de cocinar.



5. A continuación lo echamos todo al vaso de la batidora y trituramos bien. Llegados a este paso, hay varias opciones. A mí me gusta el carácter rústico de esta sopa, pero si la queréis menos espesa o sin grumo ninguno, podéis añadir agua, volver a batir y pasar por un tamiz o chino. 


6. Para terminar decoramos con alguna hierba; hierbabuena, tomillo, o en mi caso, berro de jardín. Yo además la acompañé de unos trocitos de sepia a la plancha, como veis en la foto. Se puede tomar fría o caliente.


¡Buen provecho!


 Bergua*

viernes, 24 de mayo de 2013

Revuelto de tomates secos y feta

En Dinamarca los huevos revueltos son muy populares para almorzar los fines de semana. Ya he dicho otras veces que a mí el huevo no me entusiasma, pero a mi vikingo sí, y de vez en cuando busco formas de sorprenderle con ellos =) Así que he modificado la preparación y he añadido un par de ingredientes para animar el plato:

  • 2 huevos
  • 1/3 de puerro o cebollino
  • 40 g de queso feta
  • 3-4 tomates secos o deshidratado en aceite (tomates maduros secados al sol)
  • Sal y pimienta 
  • Aceite de oliva
  • Opcional: Alguna hierba para darle un toque verde. Yo he usado berro de jardín.




La preparación:


1. Cortamos el queso feta y los tomates secos en trocitos y reservamos.

 2. Cortamos el puerro en aros, pasamos por agua, separamos las capas de los aros y reservamos también.





3. Batimos los huevos y añadimos al mismo recipiente el queso, el tomate y el puerro. Echamos un poco de sal y pimienta y mezclamos. Para los huevos revueltos se separan la yema y la clara, pero nosotros queremos hacer un sencillo revuelto.



4. Ponemos 1/2 cucharada de aceite a calentar en una sartén y después vertemos la mezcla en la sartén, como para hacer una tortilla. Espolvoreamos con las hierbas si vamos a usar alguna.



5. Dejamos que se cuaje a fuego lento-medio por un lado y, cuando esté lista para darle la vuelta, rompemos la tortilla para que quede desmigada. Le damos un par de minutos más para que se cuaje todo el huevo, y servimos. Se pueden comer con ketchup como los huevos revueltos originales o sin salsa alguna.

¡Buen provecho!

Bergua*

miércoles, 22 de mayo de 2013

Gambas en cama de tzatziki

Hace ya tiempo publiqué una receta también basada en un tzatziki simplificado, pero con pollo. Esta es una de esas recetas poco convencionales que surge de la improvisación y de tener cosas en el frigo que hay que ir gastando ;) Pero oye, es ligera, colorida, rica y fresquita. Para 2:


  • 1,5-2 pepinos (unos 15 cm de largo)
  • Aprox. 250 g de creme fraiche o yogur natural desnatado (1-5%)
  • 300 g de gambas congeladas sin cabeza
  • 1 pimiento rojo
  • 4 dientes de ajo
  • 1 cebolla morada
  • El jugo de 1/2 limón
  • Pimienta de cayena o guindilla
  • Sal y pimienta negra
  • Aceite de oliva
  • Opcional: queso feta.

La preparación:

1. Descongelamos ligeramente las gambas en el microondas para que suelten parte del agua. 

2. Rociamos con el zumo de limón y añadimos el ajo laminado. Espolvoreamos con pimienta de cayena o guindilla picada. Acabamos con un hilo de aceite y removemos. Dejamos que se terminen de descongelar.



3. Picamos el pepino y la cebolla morada y rallamos el pepino a parte. Escurrimos el pepino y lo dejamos soltando agua.




4. Ponemos una cucharada de aceite a calentar a fuego fuerte y añadimos la cebolla y el pimiento. Le damos vueltas para que se vaya cocinando uniformemente.



5. Cuando las verduras estén medio tiernas, bajamos el fuego a medio-alto y añadimos las gambas con su agua, limón, ajo, etc. El agua se acabará evaporando. Añadimos sal y pimienta y removemos de vez en cuando hasta que las gambas estén cocinadas (dejarán de estar transparentes).



6. Mezclamos el pepino con el yogur a nuestro gusto, según lo líquido o lo espeso que nos guste. Podemos añadir un diente de ajo prensado, pero yo no lo hice porque las gambas ya están cocinadas con ajo.



7. Finalmente servimos las gambas y las verduras sobre la cama de pepino y yogur. Como toque final, podemos echar unos taquitos de queso feta por encima.



¡Buen provecho!





Bergua*

viernes, 17 de mayo de 2013

Rosconcitos de boniato


Mi tía Bea me introdujo al maravilloso universo del boniato (batata, chaco, camote), por eso hoy le dedico este experimento, que me ha dado tan buen resultado. Hay distintas variedades, pero hoy he usado el americano, que es rojizo por fuera y de un naranja más vivo por dentro. El boniato es muy polifacético, sirve para platos salados y dulces y se puede cocinar de mil maneras. Pero lo que me encanta del boniato es el aroma que se queda durante horas en casa después de asarlo =) Dependerá del tamaño de vuestros moldes, pero a mí me salieron 8 magdalenas y 6 rosconcitos; 14 en total.


  • 200 g de puré de boniato
  • 2 huevos
  • 75 g de mantequilla derretida
  • 125 g de azúcar mascabado (o azúcar moreno, en su defecto) Ya he explicado en otras ocasiones que este azúcar húmedo, proveniente de la remolacha, es más sano porque es integral, no refinado.
  • 130 g de harina de fuerza (de panadero o con alto índice proteínico)
  • 7 g de levadura en polvo
  • 2 cucharadas de sirope de arce
  • 1 cucharadita de cardamomo
  • 1 cucharadita de canela
  • 1 cucharadita de nuez moscada
  • 1/2 cucharadita de pimienta 
  • 1 pizquita de sal
  • 2 cucharadas de azúcar glas mezcladas con 1/2 de canela
  • Opcional: Nueces a trozos. 

La preparación:

1. Lavamos el boniato y lo asamos a 200º durante un mínimo de 1 hora, en función del tamaño. Esperaremos en cualquier caso hasta que se vea que se está caramelizando en el interior. Yo esta vez lo he cortado por la mitad porque era grande, pero no es necesario.



2. Cuando tengamos asado el boniato, retiramos la piel, que se habrá despegado de la carne,  y con ayuda de un tenedor, lo hacemos puré.



3. Batimos los huevos junto con el azúcar mascabado.

4. Añadimos a la mezcla el puré de boniato, el sirope y la mantequilla derretida. Mezclamos bien.

5. A esta mezcla le añadimos la harina, la levadura y las especias. Mezclamos de nuevo.










6. El horno debería estar caliente de asar el boniato, de lo contrario, precalentamos a 180º.


7. Servimos la mezcla en nuestros moldes. Se llenan 3/4 de cada molde. 

8. Horneamos durante 20-22 minutos, según el horno. Utilizaremos como siempre la prueba del palillo para comprobar si están cocidas por dentro.


9. Mientras tanto, mezclamos el azúcar glas con la canela, que usaremos para decorar. 

10. Cuando las saquemos del horno, las dejaremos reducir la temperatura durante un par de minutos sobre la rejilla, para que no suden. Las vamos retirando de sus moldes.



11. Finalmente, espolvoreamos con la mezcla de azúcar glas y canela. Podemos espolvorear con una cucharilla o valernos de una cuchara-filtro con bola de malla para té. ¡Y ya están preciosas y listas!




* Yo aproveché la masa para hacer también magdalenas, simplemente cambiando de molde:



¡Sígueme en facebook! 
https://www.facebook.com/pages/Comer-rico-y-sano/17259703288727


¡Buen provecho!


Os dejo también una sugerencia: 



Para los rosconcitos, nata montada en el agujero y virutas de coco deshidratado por encima. Sólo digo que no han quedado ni las migas ;)


           Bergua*





miércoles, 15 de mayo de 2013

Burrito (Sin horno)


Burritos los hay de mil maneras. El original es una tortita de harina con frijoles y carne asada, pero hoy en día se refiere a una tortita enrollada con cualquier relleno. Yo suelo hacerlos al horno, con queso fundido y guacamole, pero variando el resto de ingredientes. La versión de hoy, sin embargo, es distinta. Eso sí, nos chupamos los dedos igual =) Ingredientes por burrito:




  • 100 g de picadillo de cerdo (índice graso 4%)
  • 1/4-1/2 pimiento rojo
  • Un puñado de granos de maíz dulce
  • 1 diente de ajo
  • 1 tortita de harina (integral)
  • 40 g de queso feta
  • 1/2 aguacate
  • Jugo de limón
  • Pimienta negra
  • Mezcla de especias mexicanas (paprika, cayena, comino, cebolla en polvo, chipotle, orégano...)
  • Aceite de oliva
  • Opcional: Una cucharada de salsa de whiskey para la carne, si tenemos a mano.

La preparación:


1. Ponemos una cucharada de aceite a calentar a fuego medio-alto y añadimos el ajo picado y el pimiento en tiras pequeñas.

 2. Cuando se ablanden un poco el ajo y el pimiento, añadimos la carne con un toque de pimienta negra y desmenuzamos el picadillo. Dejamos que vaya tomando color. Después añadimos el maíz y, si vamos a añadir salsa, una cucharada de ella.




3. Una vez cocinada la carne, reservamos en un recipiente.

4. En la misma sartén en la que hemos preparado la carne, calentamos la tortita. Dejamos que se dore un poco por cada lado, sin que quede rígida, y aprovechamos con limpiar con ella los jugos de la sartén.


5. Sobre la tortita distribuimos el queso feta.

6. Sobre el queso servimos la carne.

7. El aguacate lo cortamos a tiritas y lo colocamos sobre la carne. Lo rociamos con limón y espolvoreamos con la mezcla de especias mexicanas.

8. Cerramos la tortita, ¡y listo! 





¡Buen provecho!




Bergua*




domingo, 5 de mayo de 2013

Sopa de leche de coco, puerro y patata

Esta es una de esas recetas que aparenta poco pero es rápida y fácil de hacer y en realidad está muy buena ;) La sopa de patata es de origen germano y muy típica por estos lares. También es famosa en la cocina inglesa con puerro. Yo las he versionado añadiendo leche de coco y especias. Ha resultado bien el invento ;) Para 1 o 2:




  • 200 ml (1/2 lata) de leche de coco ligera (natural, sin endulzar)
  • 1 puerro grande
  • 1-2 patatas
  • 4 dl de caldo de verduras (o agua y 1/2 pastilla de caldo concentrado)
  • 1 cucharadita de orégano seco
  • 1/2 cucharadita de pimienta blanca (negra, si no tenemos)
  • Un pellizco de sal marina
  • Aceite de oliva
  • 2-3 dientes de ajo
  • Opcional: Un pellizco de pimienta de cayena.



La preparación:

1. Ponemos a calentar media cuchara de aceite en una olla a fuego medio-alto. Cortamos el puerro en aros y los lavamos a conciencia para deshacernos de la arena si la hubiera; picamos el ajo y echamos el puerro y el ajo a la olla.

2. Después de 5 minutos, añadimos la patata pelada y cortada en cubitos. Le damos unas vueltas. 






3. Añadimos el caldo y las especias y llevamos a la ebullición. Después reducimos a fuego medio-bajo y cocinamos a fuego lento hasta que las patatas estén blandas.



4. Con la batidora lo trituramos todo hasta obtener una mezcla sin grumos.

5. Añadimos la leche de coco y cocinamos a fuego lento durante 10 minutos más para que se mezclen los sabores. En ningún momento dejamos que hierva.

6. A mitad de cocción, probamos de sabor y corregimos si hace falta. Pasados los 10 minutos, servimos bien caliente y ¡a comer!.

¡Buen provecho!






Bergua*