¡Sígueme! =)

¿Te aviso cuando actualice?

viernes, 28 de marzo de 2014

Tajín de pollo y dátiles


La historia de un tajín para dos vikingos. El tajín es un estofado marroquí, que se prepara tradicionalmente en un recipiente de barro especial, pero se puede hacer en cazuela o al horno en un recipiente de barro. Hoy ha tocado pollo y dátiles con almendras tostadas. Todo un deleite para el paladar, o en términos más llanos: BUE-NÍ-SI-MO. Lo hemos acompañado de pan árabe y no han sobrado ni una gota de caldo ni una miga de pan. Para 3 o 4, según si son vikingos o no ;)
¿No tienes claro lo del tajín? Aquí te explico cómo usar el recipiente, qué preparar y mucho más.

  • 650 g de pechuga de pollo 
  • 1 cebolla grande
  • 3 dientes de ajo
  • 1 cucharadita de jengibre fresco picado
  • 80 g de almendras crudas
  • 150-200 g de dátiles deshuesados
  • 250-300 ml de caldo de verdura (o agua y una pastilla de verdura)
  • 3 cucharadas de miel
  • 3 cucharadas de aceite de oliva
  • 10 ramitas de cilantro
  • 4 hojitas de menta
  • 1 cucharadita de canela molida
  • 1 cucharadita de comino
  • 1 1/2 cucharada de colorante o unas hebras de azafrán
  • Sal y pimienta negra


La preparación:


1. Picamos el ajo y el jengibre y les damos unas vueltas en la sartén con una cucharadita de aceite caliente. Sacamos de la sartén y reservamos.




2. Cortamos las pechugas en mitades, con un corte semirrecto para que todos los trozos sean más o menos del mismo tamaño. Salpimentamos y sellamos por ambas caras en el aceite del ajo y el jengibre . Reservamos. 



3. Calentamos 2-3 cucharadas de aceite en el tajín y ponemos la cebolla cortada en juliana a pochar. Si tapamos el tajín, la cebolla estará lista antes.





4. Cuando la cebolla esté lista, hacemos una cama con ella sobre el fondo del tajín e incorporamos sobre ella el pollo. 






5. En un recipiente mezclamos el caldo con sal, pimienta, la canela, el comino y el colorante. Removemos y vertemos la mezcla sobre el pollo.





6. En la sartén tostamos rápidamente las almendras enteras y las espolvoreamos por el tajín. Añadimos también el cilantro picado y las tres cucharadas de miel, repartiéndola con delicadeza sobre el pollo por todo el tajín.




7. Finalmente incorporamos los dátiles, tapamos y dejamos cocer a fuego lento-medio durante 35-45 minutos. Pasados 30 minutos espolvoreamos con dos hojas de menta picadas y, si vemos que sigue muy líquido, retiramos la tapa para el final de la cocción.




¡Buen provecho!

¡Sígueme en facebook! 
https://www.facebook.com/pages/Comer-rico-y-sano/172597032887270




Bergua*

jueves, 27 de marzo de 2014

Garbanzos al curry

Un sencillo plato vegetariano lleno de proteínas, vitaminas y minerales gracias a los garbanzos acompañados de calabaza y coliflor. Lo hemos comido con refrescante yogur griego. Para 2-3:






  • 200 g de garbanzos cocidos y escurridos
  • 400 g de calabaza
  • Unos ramitos de coliflor
  • 1 cebolla
  • 1 puñado de almendras crudas
  • 2 cucharadas de curry en polvo
  • 2 rodajitas de jengibre fresco
  • 2 dientes de ajo
  • 1 cucharadita de comino en polvo
  • Sal y pimienta negra
  • Zumo de limón
  • Yogur griego


La preparación:




1. Cortamos y pelamos la calabaza y la ponemos a hervir junto con los ramilletes de coliflor.



2. Cuando la calabaza esté casi lista, rehogamos la cebolla picadita con una cucharada de aceite. 

3. Cuando esté tierna, añadimos el jengibre y el ajo picados. Picamos las almendras en un mortero y las incorporamos. Movemos durante un par de minutos.



4. Lavamos los garbanzos y los incorporamos. Le damos unas vueltas.







5. En un dedo de agua caliente disolvemos el curry y el comino y lo rociamos sobre los garbanzos y las verduras. Salpimentamos también y mezclamos bien.





6. Dejamos cocer durante 5 minutos más y servimos con cucharadas de yogur griego al rededor.






 ¡Buen provecho!

¡Sígueme en facebook! 
https://www.facebook.com/pages/Comer-rico-y-sano/172597032887270



Bergua*

miércoles, 26 de marzo de 2014

Pizza de tomates secos, pesto y gorgonzola (Masa coliflor)

Las fotos de hoy dejan bastante que desear, pero en fin, yo os cuento y veréis como os suena bien ;) Anteriormente ya publiqué 2 recetas de pizza con masa de coliflor, que podéis ver aquí y aquí. Lo que cambia en ésta son los ingredientes de la pizza. Nos salieron 2 medianas =)





Para la masa:
  • 700 g de coliflor cruda
  • 100 g de queso de untar
  • 2 huevos
  • Sal, pimienta y otras especias que nos apetezcan. Yo añadí un diente de ajo.

Sobre la masa: 
  • 1-2 cucharadas de tomate frito
  • 6-8 tomates secos en aceite
  • 80 g de mozzarella rallada
  • 70 g de gorgonzola dulce
  • 3 ajetes finos


La preparación:

1. Limpiamos la coliflor retirando todas las hojas, los tallos, etc.

 2. Cortamos en ramitos y picamos en la picadora en crudo. También se puede rallar, pero es mucho más sufrido. Es importante no hacerla puré.


3. Mezclamos con un huevo batido y el queso con ayuda de un tenedor. Añadimos sal y pimienta y, si queremos, añadimos ajo prensado o especias.

4. Sobre papel de horno extendemos la mezcla y le damos la forma que queramos. El revés de una cuchara es herramienta suficiente para aplanar y dar forma, como si enluciésemos.
No obstante, con otro trozo de papel de horno sobre la masa y la ayuda de un rodillo o cualquier botella lisa, será más fácil aplanarla sin romperla y también quedará más fina y uniforme.


5. Horneamos durante unos 20 minutos a 180º en el horno precalentado. 


6. Una vez cocinada la masa, añadimos los ingredientes. Una capa finísima de tomate frito; los tomates secos en aceite cortados por la mitad y distribuidos por la masa; el pesto untado entre los tomates; el ajete cortado muy fino.




7. Finalmente añadimos los quesos y espolvoreamos con orégano.

8. Y devolvemos al horno a gratinar durante 8-10 minutos. 




¡Buen provecho!

¡Sígueme en facebook! 
https://www.facebook.com/pages/Comer-rico-y-sano/172597032887270

Bergua*


lunes, 24 de marzo de 2014

Pimientos rellenos de tortilla de patata

No sé a quién se le ocurriría esta idea, pero olé, olé y olé. La receta era frita y con pimientos italianos verdes, pero a mí me ha apetecido más el pimiento morrón rojo. Además, he hecho los pimientos al horno en lugar de fritos. Así, además de ser mucho más saludable, el pimiento queda dulzón como a mí me gusta. ¡Buenísimos! ;)



  • 4-5 pimientos morrones rojos
  • 4-5 huevos
  • 2 patatas grandes
  • 1 cebolla grande
  • 1 chorrito de leche
  • Aceite de oliva
  • Sal y pimienta
  • Opcional: ajo en polvo, perejil seco.

La preparación:


 1. Ponemos las patatas a hervir ya peladas y, si son muy grandes, también partidas por la mitad a lo ancho. Las he hervido en lugar de freírlas con la cebolla para hacer la receta aún más saludable.

2. Mientras tanto vamos preparando los pimientos. Rebanamos la parte de arriba, sacamos el corazón y las pepitas, lavamos y reservamos.

3. Cortamos la cebolla en juliana y la rehogamos en una sartén con aceite de oliva caliente. 


4. Cuando la patata esté hervida, la fileteamos fino y añadimos a la sartén con la cebolla y un poco más de aceite. Mezclamos y especiamos al gusto. No hay que tener miedo a que se rompa la patata al remover.




5. Cuando se hayan mezclado bien las especias, la patata y la cebolla, batimos los huevos en un recipiente hondo y mezclamos bien con la patata para que se integre.




6. Con un cucharón rellenamos todos los pimientos. El huevo crece, así que hay que llevar cuidado de que no rebosen.

7. Los volvemos a tapar y les damos unos 40-60 minutos en el horno precalentado a 190º. Cuando la tortilla esté cuajada y el pimiento asado, los sacamos del horno. 



Se pueden servir enteros o a rodajas gruesas, en plan tapa. A menudo se sirve como guarnición, pero también puede ser plato único y nosotros lo acompañamos de alioli. Las tapas las podemos servir o vaciarlas y guardar la carne para una ensalada o cualquier otra receta.





¡Buen provecho!

¡Sígueme en facebook! 
https://www.facebook.com/pages/Comer-rico-y-sano/172597032887270


Bergua*

martes, 18 de marzo de 2014

¡Las legumbres quieren ser tus amigas!


Judías verdes, garbanzos, alubias, lentejas, habichuelas, altramuces, guisantes, soja... Las legumbres en España se relacionan especialmente con guisos y potajes, pero lo cierto es que hay mil y una recetas para disfrutarlas en ensaladas, purés, salsas, sopas e incluso hamburguesas.

Las legumbres pertenecen al grupo de las hortalizas, si bien sus proteínas son las más similares a las animales en cuanto a su contenido en aminoácidos esenciales. Por eso, las puedes utilizar para alternar con proteínas de origen animal o para reemplazar la carne por completo en tu dieta. A excepción de la soja, las legumbres tiene un contenido bajo en grasas y aportan hierro y vitaminas.

Otras formas de ingerir proteínas evitando la carne son los cereales, los frutos secos y las semillas, junto con el tofu y hongos como los champiñones. Hoy en día también se encuentran muchos sucedáneos de carne como proteína de soja, harina de cacahuete... 

Las legumbres tienen fama de guerreras a la hora de digerirlas, pero lo cierto es que sólo provocan malas digestiones si se cocinan de forma incorrecta. Para deshacerse de los gases, un truco muy usado en la cocina del norte de África es añadir comino o clavo al plato de legumbres, así como acompañar de verduras. Pero hay muchos más trucos y seguro que alguno se adapta a tu gusto y tus costumbres. Puedes enterarte de mucho más pinchando aquí.

En cuanto a qué cocinar, como decía hay mil maneras de prepararlas. Si pinchas aquí encontrarás diversas recetas entre las que buscar inspiración. Además, aquí abajo rescato del baúl de los recuerdos algunas de mis recetas con legumbres. Sólo hay que pinchar en el nombre para ver la receta:


También tenemos derivados de las legumbres, como los brotes de soja:

Y de regalo, por ser el tofu derivado de una legumbre:


¡A disfrutar de las legumbres!

¡Sígueme en facebook! 
https://www.facebook.com/pages/Comer-rico-y-sano/172597032887270

Bergua*

lunes, 17 de marzo de 2014

Bizcocho de horchata



¿Qué mejor para desayunar o para merendar que un bizcocho casero? La idea de hacerlo de horchata me la dio hace mucho Orielo's Kitchen, un espacio dedicado a hacer que los intolerantes de la lactosa puedan seguir disfrutando de la comida. Yo, por fortuna, superé prácticamente por completo mi intolerancia infantil a la lactosa, pero en cualquier caso, hoy en día hay marcas que venden horchata sin lactosa. Es un bizcocho esponjoso y de miga tierna y no es dulce en exceso. Así que si os van más bien dulzones, echad más azúcar que yo ;)


  • 250 ml de horchata de chufa sin lactosa (líquida, no granizada)
  • 3 huevos
  • 400 g de harina de repostería
  • 200 g de azúcar. Yo usé azúcar de caña integral.
  • 15 g de levadura química
  • 150 ml de aceite de girasol
  • Azúcar glas para decorar


La preparación:

 1. Lo primero vamos a armarnos con una batidora con función de varillas o una varilla de mano. Yo no tenía mis instrumentos de cocina a mano, así que me apañé con unas varillas prestadas a las que había que dar cuerda jaja También me ayudé de un tenedor.


2. Rompemos los 3 huevos en un recipiente hondo, echamos también el azúcar y batimos. Añadimos una pizquita de sal para pronunciar el sabor y seguimos batiendo hasta que la mezcla triplique su tamaño. Estarán listos cuando aparezcan burbujas en la superficie.



3. A continuación añadimos el aceite y la horchata y seguimos batiendo un par de minutos.




4. Entonces lo suyo es tamizar la harina, pero yo no lo hice. Eso sí, mezclé la levadura y la harina y la harina la añadí en tres tandas; eché la primera tanda, mezclé con cuidado en círculos e hice lo mismo con las siguientes dos tandas.


5. Echamos al molde para horno y horneamos durante 30-35 minutos en el horno precalentado a 180-200º. Lo ideal es la función ventilador. Pero yo hoy tengo a mí disposición un horno poco potente y sin función ventilador, así que he tenido que armarme de paciencia.


6. Para saber si está, como con cualquier bizcocho, introducimos un palito y comprobamos que salga limpio. Dejamos reposar un poco sobre una rejilla y decoramos con azúcar glas.

¡Buen provecho!

¡Sígueme en facebook! 
https://www.facebook.com/pages/Comer-rico-y-sano/172597032887270


Bergua*

sábado, 15 de marzo de 2014

Brochetas de mango, salmón y mozzarella con salsa de yogur y hierbabuena + cuscús


Todo lo que tiene el título de largo, lo tiene la receta de fácil y buena, qué digo buena, ¡buenísima! En realidad mi idea inicial era hacer unas brochetas con tacos de haloumi a la plancha, pero al no encontrarlo, he improvisado unas fresquísimas y ligeras brochetas de salmón ahumado, delicioso mango y bolitas de mozzarella. Para acompañar he hecho una ensalada de cuscús prima hermana del tabule y una refrescante salsa de yogur y hierbabuena. Para 2-3 comensales.


Para las brochetas:
  • 150 g de salmón ahumado en lonchas finas
  • 1 mango grande o 2 pequeños
  • 200 g netos de mozzarella en bolitas
Para la salsa:
  • 200 ml de yogur natural cremoso, por ejemplo griego
  • 35 g de hojas de hierbabuena picadas
  • 1-2 cucharadas de aceite de oliva, sabor intenso
  • sal, pimienta negra
Para la ensalada:
  • 150 g de sémola de cuscús (yo la uso sin precocer)
  • 1 tomate de pera
  • 1 pepino pequeño
  • 1 chorro de aceite de oliva
  • El zumo de 1/2 limón
  • 1 cucharada de cilantro picado
  • 1 cucharada de perejil picado
  • 50 g de almendras crudas
  • 1 puñadito de pasas
  • Sal y pimienta negra 

La preparación:

1. Lo primero vamos a poner el cuscús al vapor. No hace falta tener cuscusera. Yo he utilizado un colador inoxidable de agujero pequeño y una olla honda. Ponemos a hervir el agua. Remojamos el cuscús, escurrimos y lo ponemos en el colador sobre la olla. Si queremos ponemos una tapa sobre el colador. De vez en cuando removeremos con un tenedor. Cuando esté mullido, está listo.



2. Mientras tanto mezclamos el yogur con la hierbabuena picadita, un pellizco de sal y pimienta y un chorrito de aceite al gusto. Reservamos en el frigo.





3. Podemos ir también preparando el resto de ingredientes de la ensalada. Picamos las almendras (también se pueden comprar ya picadas, si andáis con prisas). 





4. Lavamos el tomate y el pepino y los troceamos en daditos de 0,5 cm.

5. Mezclamos el tomate, el pepino, la almendra, el aceite, las pasas, el zumo del limón, el perejil y el cilantro. Reservamos en el frigo. 


6. Cuando el cuscús esté listo, lo mezclamos con el resto de ingredientes, salpimentamos, mezclamos de nuevo y reservamos en la nevera.

7. Por último, pelamos el mango y lo cortamos en daditos lo más uniforme que podamos.

8. Sobre el mango o al rededor de él, colocamos un trocito de salmón y lo pinchamos en el palillo. Después del mango y el salmón pinchamos una bolita de mozzarella. Repetimos el proceso un par de veces. Yo puse 4 trozos de mango con salmón y 3 bolas de queso por pincho.

9. Sacamos a la mesa las brochetas, la salsa y la ensalada, ¡y a disfrutar!

¡Buen provecho!

¡Sígueme en facebook! 


https://www.facebook.com/berguaricoysano



Bergua*

miércoles, 12 de marzo de 2014

Camarrojas con sardinas


Como ya dije, los viernes cocino ahora en casa de mi abuela, lo que supone una oportunidad genial de cocinar algunas recetas que no había probado siquiera, porque ella elige el menú y yo lo ejecuto =) Las camarrojas son unas hojas comestibles sobre las que podéis leer mucho más aquí. Son una variedad de la achicoria silvestre, con sus preciosas flores azules. Esta receta, tan típica de la Vega Baja, es especial porque me la ha transmitido mi abuela y porque está en peligro de extinción. ¡Con deciros que yo ni había oído el nombre hasta hoy! A nosotros nos ha regalado las camarrojas ya hervidas una amiga, pero si no os podéis hacer con ellas, podéis sustituirlas por acelgas, rúcula o, aún a malas, espinacas. No será lo mismo, pero os haréis una idea ;) Esta es la forma más común de cocinarlas, con sardinas saladas o "de bota", como se llaman.

  • 500 kg de camarrojas
  • 2 dientes de ajo o 2 ajos tiernos
  • 2 sardinas saladas
  • 1 ñora seca
  • Aceite de oliva
  • Pimentón dulce
  • Opcional: Piñones.

La preparación:




1. Calentamos un chorrito de aceite en una sartén y sofreímos una ñora abierta para que deje su sabor.






2. La sacamos y sofreímos ahora las sardinas saladas en el mismo aceite. Las sacamos de la sartén y reservamos.



3. Sofreímos el ajo laminado o troceado hasta que esté tierno.

4. Entonces echamos al mismo aceite las camarrojas hervidas (con sal durante 1 hora). Mezclamos con el ajo y añadimos pimentón dulce. Mezclamos bien asegurándonos de que el pimentón no quede crudo. Si vamos a añadir piñones, es ahora.

5. Por último servimos las camarrojas y sobre ellas las sardinas y como decoración las dos mitades de ñora.


¡Buen provecho!

¡Sígueme en facebook! 
https://www.facebook.com/pages/Comer-rico-y-sano/172597032887270




Nos las hemos comido con un huevo frito y con un primer plato de bacalao a la Navarra.

Bergua*

lunes, 10 de marzo de 2014

Sopa de coliflor y jamón


Esta es una sopa de retales; que si un taquico de jamón que se estaba secando, que si media coliflor que había que usar... Y poco más, la verdad. Y encima se tiene hecha en un momento; genial para sacarnos de un apuro cualquier día =)

  • 1/2 coliflor
  • 1/2 cebolla
  • 50 g de jamón serrano
  • 2-3 dientes de ajo
  • 1 litro de agua
  • 1 cucharadita de pimentón dulce/picante
  • 1 pizca de pimienta blanca molida
  • Aceite de oliva


La preparación:

1. Troceamos el jamón y picamos el ajo y la cebolla y reservamos.

2. Desmenuzamos la coliflor y reservamos.

3. En una cacerola calentamos 2 cucharadas de aceite y pochamos el ajo y la cebolla.

4. Después añadimos el ajo y salteamos.

5. En seguida añadimos el agua y el pimentón. 



6. Al primer hervor, echamos la coliflor y la pimienta. Yo no echo sal porque el jamón ya es salado, pero va al gusto. Tapamos y dejamos hervir hasta que la coliflor esté tierna.




¡Buen provecho!

¡Sígueme en facebook! 
https://www.facebook.com/pages/Comer-rico-y-sano/172597032887270


Bergua*


domingo, 9 de marzo de 2014

Tajín de kefta (albóndigas) con huevo


El tajín (طجين) es definitivamente uno de los platos que más me gusta preparar. Tiene muchas variaciones; lo hay vegetariano, de pescado, de marisco, de diferentes carnes, con frutas pasas, con frutos secos... La kefta (كفتهson unas deliciosas albóndigas marroquíes, aunque su preparación, con ligeras variaciones, es muy popular en el resto del norte de África, Oriente Medio en general, la India y los Balcanes.
El tajín de kefta se suele preparar con una salsa de tomate. Yo además he usado zanahoria y calabacín rallado, para aumentar las vitaminas del plato. Además se le puede añadir huevo, como hemos hecho hoy, bien sea batido o directamente de la cáscara, con delicandeza. Para 4:


Para la kefta (las albóndigas):
  • 350-400 g de ternera picada
  • 1 cebolla muy pequeña
  • 1 cucharada de perejil y otra de cilantro, picados
  • Jengibre fresco o en polvo
  • 1-2 dientes de ajo
  • Comino en polvo
  • Pimentón dulce/picante 
  • Sal
Para la salsa:
  • 1 calabacín
  • 2 zanahorias
  • 2 tomates maduros
  • 1 cebolla pequeña
  • 1 cucharada de ras al hanut
  • Pimentón dulce/picante
  • Pimienta negra
  • Sal
  • 1/2 cucharada de perejil picado
  • Aceite de oliva
  • 1/4-1/2 vaso de agua
  • 1 huevo por persona


La preparación:



1. Mezclamos en un recipiente el picadillo, el perejil y el cilantro picados, la cebolla picada, las especias en polvo y el ajo y el jengibre prensados y picados muy finitos.








2. Lo mezclamos todo muy bien con las manos






3. Y vamos formando albóndigas pequeñitas con las manos.







4. Rallamos la zanahoria pelada y el calabacín con piel. Picamos finito el tomate sin pelar y la cebolla.



5. A la mezcla de verduras le echamos las especias (ras al hanut, pimienta, pimentón, sal) y mezclamos bien.

6. En una sartén calentamos 3 cucharadas de aceite y sofreímos unos minutos hasta que la cebolla se empiece a poner tierna. (Se puede hacer en el tajín directamente, pero entonces recomiendo sofreír la cebolla y cuando esté tierna, añadir el resto)



7. Entonces servimos sobre el fondo del tajín, que habremos tenido calentando, espolvoreamos con un poco de perejil y añadimos 1/4-1/2 vaso de agua. El calabacín y las albóndigas sueltan bastante jugo propio.


8. Distribuimos la kefta sobre las verduras y cocemos en el tajín tapado durante aproximadamente 15 minutos.

Yo he utilizado 2 tajines; el uno en la vitrocerámica con placa conductora y el otro en el horno.



9. Pasado ese tiempo, comprobamos que la carne esté cocinada y la salsa haya reducido. Entonces rompemos los huevos con delicadeza entre la kefta, si queremos que conserven la forma, o los batimos y los repartimos por la superficie, si queremos que quede todo cubierto.


10. Le damos unos 5 minutos más tapado, según si nos gusta el huevo más o menos hecho. Se acompaña de pan árabe para mojar ;)


¡Buen provecho!

¡Sígueme en facebook! 
https://www.facebook.com/pages/Comer-rico-y-sano/172597032887270



Bergua*