¡Sígueme! =)

¿Te aviso cuando actualice?

domingo, 20 de septiembre de 2015

Sopa nicaragüense de queso y hierbabuena


¡Viajamos de nuevo con Cocinas del mundo! Y este mes nuestro destino es Nicaragua.  En casa hemos elegido una receta típica de la Semana Santa nicaragüense, la sopa de queso.

En realidad, la esencia del plato está en las rosquillas que lo acompañan, que son las que están hechas de queso y harina de maíz. La sopa en sí es de verduras, aunque después de mucho investigar, me di cuenta de que cada casa tiene su propia receta para hacer esta sopa tan tradicional, así que hay quien añade masa de rosquilla a la sopa y hay quien añade sopa a la masa de las rosquillas en su lugar. Mi sopa se basa en esta receta, aunque he tenido que adaptarme a los ingredientes que me ha sido podido encontrar en Dinamarca.



Esta es una receta de abuela, de esas que se hacen más bien a ojo y en las que la experiencia te dice si hace falta más o menos de cada ingrediente. Yo no había hecho nunca esta sopa, pero viendo vídeos me hice a la idea de cómo debía quedar. Aquí intento no obstante daros cantidades e indicaciones para que os hagáis a la idea ;)


  • 1 cebolla
  • 1 pimiento rojo
  • 2 tomates maduros
  • 4 dientes de ajo
  • Un manojo de hierbabuena fresca (Aprox. 25 g contando tallos y todo)
  • 1 litro de caldo de pollo
  • 250 g de queso parmesano o grana padano (quesos secos como sustituto del queso chontaleño, típico de Venezuela)
  • Unos 200 g de harina de maíz
  • 1 huevo
  • 1 vaso de leche (unos 250 ml)
  • Sal y pimienta negra
  • 1 cucharada de pimentón dulce (como sustituto de la pasta de achiote*, un colorante también llamado recado rojo)
  • Opcional: Un par de cucharadas de crema agria, mascarpone o un huevo para el final de la cocción.
  • Aceite para cocinar y para freír


La preparación:

1. Pelamos la cebolla y la cortamos en una juliana gruesa. Le sacamos las semillas al pimiento, lo lavamos y lo cortamos también, da igual como.

2. Calentamos 2-3 cucharadas de aceite en una cazuela y freímos la cebolla y el pimiento durante unos 15 minutos.
3. Picamos la hierbabuena y el ajo (o los trituramos juntos, como he hecho yo, con un poco de aceite y agua). Nos guardamos unas cuantas hojitas de hierbabuena para decorar luego. Mientras se cocinan las verduras añadimos la pasta de ajo y hierbabuena a la cazuela y mezclamos.


4. Pasados los 15 minutos, nuestras verduras ya estarán medio tiernas. Lavamos los tomates, los cortamos en dados y los añadimos a la cazuela. Rehogamos durante unos 10 minutos más; a mitad de tiempo añadimos un vaso (unos 250 ml) del caldo de pollo.


5. Cuando las verduras hayan cocido durante unos 25 minutos en total, las pasamos por la batidora y devolvemos el puré resultante a la olla, pero con el fuego al mínimo o sólo sobre el calor residual, porque ahora vamos a hacer la masa.


6. Rallamos o trituramos el queso. Mezclamos con la harina. Es importante usar mucho queso para que las rosquillas sepan a eso, a queso, y no a harina.


7. En un vaso de agua diluimos el pimentón y lo añadimos a la masa; mezclamos con un tenedor. Añadimos sal y pimienta y un huevo. También vamos a añadir 2 cucharadas de sopa y a partir de ahí añadiremos poco a poco agua e iremos mezclando hasta conseguir una textura de masa de pan/rosquilla/tortita. Al principio será una masa muy húmeda, pero la trabajaremos como quien mezcla cemento. Mi harina de maíz tenía una textura parecida a la polenta; me dijeron que funcionaría igual, pero la realidad es que no se liga igual que con la harina fina y tuve que añadir un poco de harina de trigo para compensar. 


* Si la masa os queda como debe, podréis amasar para hacer churros, rosquillas, tortitas, croquetas... En cada casa prefieren una forma, aunque lo más típico son las rosquillas. Yo hice una masa más húmeda y por tanto les di la forma con cuidado al dejarlos caer en el aceite.

8. Calentamos 2-3 dedos de aceite vegetal en una sartén y cuando esté bien caliente, tomamos un trozo de masa y lo introducimos en la sartén con la forma que queramos. Yo hice croquetas, churros y rosquillas. Les sobra con 2-3 minutos por cada cara con el fuego medio-alto. Al sacarlos los ponemos sobre papel absorbente para deshacernos del exceso de aceite.


9. Ahora que ya tenemos las rosquillas, vertemos el resto del caldo de pollo en la sopa junto con el vaso de leche y llevamos la sopa a ebullición. Corregimos de sal si hace falta. Hay quien añade un poco de crema agria o un huevo justo al final de la cocción, pero no es imprescindible. Yo añadí un par de cucharadas de mascarpone, lo batí de nuevo y entonces añadí un poco de parmesano en polvo.


10. Por último servimos la sopa y sumergimos en ella un par de rosquillas para que se vayan empapando. Decoramos con unas hojitas de hierbabuena y listo. El resto de rosquillas las sacamos a la mesa para que se sirva quien quiera y que nos se nos deshagan en la sopa. 

¡Buen provecho!


¡Sígueme en facebook! 
https://www.facebook.com/berguaricoysano






Bergua*





10 comentarios:

  1. ¡¡Qué buena!!. Seguro que la pruebo. Tiene una pinta......
    Besitos

    ResponderEliminar
  2. Me encantaaaa! Menuda pintaza! El toque de la hierbabuena me chifla y las rosquillita (o bollitos) tienen que estar super buenos. Un plato muy completo, de diez ;) Mil besos!

    ResponderEliminar
  3. Un plato reconfortante para los dias fríos que ya tenemos por Asturias.
    Yo prepare un postre.
    Besinos desde Asturias

    ResponderEliminar
  4. Entre tu y yo, creo que l@s verdader@s cociner@s son los que hacen las recetas a ojo y les sale bordado...nada de medidas ni de nada más. Sentir la cocina y que salga un plato espectacular y este tuyo no es para menos.
    Un besote muy fuerte,
    Mar

    ResponderEliminar
  5. Hola. Te has currado mucho la receta y por eso tiene esa pinta. Me gusta mucho. Besos

    ResponderEliminar
  6. Hola. Te has currado mucho la receta y por eso tiene esa pinta. Me gusta mucho. Besos

    ResponderEliminar
  7. Realmente con las recetas cada casa es un mundo !!!! es dificil saber cual es la realmente original porque cada una lo es ....
    Nos vemos por España.
    Besos

    ResponderEliminar
  8. Que sopa tan ideal ahora que vienen los fríos está llena de sabor y seguro que llena un montón.
    Nos vemos por EspaÑa

    ResponderEliminar
  9. Estaba deseando ver como era esta sopa y ahora ya se que voy a tener que hacerla en cuanto bajen un poquito las temperaturas. Me ha gustado mucho tu aportación.

    Bss

    Elena

    ResponderEliminar
  10. Un plato de esos que te apaña un invierno! Sabroso y con mucho fundamento! Un besito

    ResponderEliminar