¡Sígueme! =)

¿Te aviso cuando actualice?

domingo, 28 de octubre de 2012

Pastel de manzana ligero


El título ya lo dice todo, pero por si quedan dudas, os chivo que además es facilísimo y está muy rico, tanto frío como aún calentito. Aquí en el norte, este tipo de pastel se come a la hora del té o el café y se suele servir con nata montada o nata agria (creme fraiche). En España este bizcocho sería un desayuno de domingo.


  • 1/2 kg de manzanas (royal gala o reineta son buenas opciones)
  • 1 yogur natural, de limón o de pera
  • 120g de azúcar mascabado o azúcar moreno (O la mitad de siropre de ágave)
  • 150g de harina de panadero o de fuerza (con alto contenido proteínico, que leva más)
  • 15g de levadura química (1 cucharada)
  • 2 huevos
  • 1/2 cucharadita de canela
  • 1 limón
  • 20g de mantequilla o margarina
  • 1 cucharada de zumo de limón
  • 2 cucharadas de agua
  • 1 cucharada de azúcar mascabado o moreno

La preparación:

1. Untamos con mantequilla un molde desmontable de 23-26 cm de diámetro.


2. Batimos el yogur y el azúcar con unas varillas. Añadimos los huevos y batimos también.


3. En otro recipiente, mezclamos la harina y la levadura con una pizca de canela, si nos apetece.

4. Lavamos y pelamos las manzanas y las cortamos en 4 cuartos que cortamos a su vez en rodajas más finas con forma de media luna. Les echamos unas gotas de limón para que no se oxiden.

5. Encendemos el horno a 200º en posición ventilador.

6. En el molde para horno vertemos la mitad de la mezcla y, sobre ella, distribuimos una capa de manzana  (o 2, si los trozos son muy finos). Podemos espolvorear con un poco de azúcar o añadir unas gotitas de miel o sirope de ágave, para que quede más dulce.



7. A continuación vertemos el resto de la masa, la distribuimos y sobre ella colocamos otra capa de manzana (o 2).  Repartimos estratégicamente unos trocitos de mantequilla por la superficie.



8. Horneamos a 200º durante unos 45 minutos. Hay que estar pendiente tras los primeros 30 minutos. Si la superficie amenaza con quemarse, cubrimos con papel de plata para que no le de el calor directo pero el interior siga cocinándose. Para saber si está hecho por dentro, como siempre, se introduce un cuchillo finito o un palillo largo y si sale limpio, está hecho.


9. Sacamos del horno, dejamos enfriar y mientras tanto en una olla ponemos al fuego 2 cucharadas de agua, 1 de limón y 1 de azúcar moreno. Lo disolvemos y pintamos la superficie del pastel con la mezcla.


¡Buen provecho!



Bergua*


viernes, 26 de octubre de 2012

Coliflor y camarones en ajopollo

He conservado en el nombre el "ajopollo" por hacerle honor a la salsa que me inspiró, aunque como no usé pan y en vez de azafrán usé cúrcuma, la salsa resultante tiene un carácter distinto al de la original. Eso sí, como en las patatas en ajopollo, el plato lleva un huevo escalfado. La coliflor tiene un sabor suave que permite hacer con ella de todo. Además, es fuente excelente de agentes anticancerígenos. Para 2:

  • 1/2- 3/4 coliflor
  • 3-4 ajos 
  • 1/2 cebolla
  • 1 ñora (Si como yo, no podéis conseguirlas donde vivís, es una pena, pero podéis probar a sustituir con una cucharada de puré de tomate concentrado)
  • 25g de almendras picadas
  • 2 chiles verdes
  • 1 cucharada de salsa de soja
  • 1 cucharada de cúrcuma (da un sabor especial, pero si no tenéis, podéis usar azafrán)
  • 2 cucharadas de aceite
  • 150g de camarones
  • 2 huevos (1 por persona)
  • 200-400g de agua
  • Pimienta negra y sal al gusto
  • Opcional: perejil para decorar.


La preparación:


1. Cortamos la cebolla y los chiles finitos. Si tenemos ñora, la majamos con el ajo. De lo contrario, prensamos el ajo.








2. Calentamos el aceite en una olla y añadimos los ingredientes anteriores. Sofreímos y añadimos la cúrcuma y la pimienta.




3. Cuando las verduras hayan tomado color de la cúrcuma y estén tiernas, añadimos las almendras picadas y mezclamos bien.







4. Añadimos la coliflor lavada y troceada. Mezclamos con el resto y rehogamos durante unos 5 minutos.



5. Pasado ese tiempo, añadimos el agua, la soja y el tomate concentrado. Le damos 15 minutos a fuego medio. Los salseros pueden usar 300-400g de agua, como yo. Los que prefieran un plato "seco", mejor 200g. El agua no cubrirá en principio la coliflor, pero esta se la irá bebiendo, como se ve en la foto.


6. Pasados 15 minutos, comprobamos el nivel de cocción de la coliflor. Si todavía no está tierna, le damos 5 minutos más. Cuando la coliflor esté tierna, probamos de sabor, añadimos sal y pimienta si fuera necesario e introducimos los camarones. Los mezclamos con la salsa y la coliflor.


7. Sin esperar, rompemos con cuidado 2 huevos en la superficie y tapamos para que se cocinen con el vapor. Le damos unos 5 minutos más. Hay que comprobar la cocción. Una vez que la clara esté cocinada, es cosa nuestra decidir si queremos la yema más cuajada o menos. El tiempo total de cocción del plato son 20-25 minutos.










 ¡Buen provecho!



Se puede servir el huevo al frente o se puede servir parte de la coliflor, después el huevo y entonces cubrirlo con más coliflor, para que sea sorpresa.  Se puede adornar también con un poco de perejil.



 Bergua*

miércoles, 24 de octubre de 2012

Pollo caribeño con leche de coco

Llevaba tiempo queriendo hacer un plato con leche de coco y este es mi primer invento. Si como yo pensáis "Si lleva coco, tiene que estar bueno.", aquí os traigo una receta distinta para hacer las delicias "del más pintao". Hay quien usa muslos de pollo, pero yo prefiero prescindir la pechuga por evitar la sangre que se desprende de los muslos. Para 2:

  • 250g de pechuga de pollo
  • 400 ml (1 lata) de leche de coco
  • 5 rodajas de piña
  • 1 cebolla
  • 1 zanahoria
  • 1 limón (zumo + ralladura)
  • 3-4 dientes de ajo
  • 1 cucharada de curry
  • 1/2 cucharadita de jengibre fresco o en polvo
  • 1 cucharada de salsa de soja
  • 100g de coco deshidratado en virtutas
  • 1 pimiento verde
  • 250g de coliflor
  • sal y pimienta
  • aceite de oliva
  • Acompañamiento sugerido: 140g de arroz/ quinoa, tallarines...

La preparación:


1. En un recipiente hondo echamos la ralladura de piel de limón, el zumo del limón, uno o dos dientes de ajo prensados, sal y pimienta. Mezclamos el pollo troceado en el preparado y lo dejamos macerar en el frigorífico mientras preparamos el resto.

2. Picamos un par de dientes de ajo y la cebolla y las ponemos a pochar con un chorrito de aceite. Mientras cortamos a trocitos el pimiento y la coliflor.





3. A los 2-3 minutos añadimos las verduras, tapamos la sartén y las dejamos rehogar a fuego medio-alto durante unos 5 minutos o hasta que las verduras estén medianamente tiernas.



4. Entonces añadimos el pollo marinado y removemos para que se vaya cocinando. Bajamos el fuego para que se cueza de forma uniforme. No le hará falta mucho tiempo, ya que el limón en el que lo maceramos ya lo fue cocinando.



5. Podemos a esta altura poner a hervir el arroz o lo que vayamos a servir de acompañamiento. 



6. Cuando el pollo esté casi cocido, añadimos la leche de coco, un chorrito de zumo de piña, la piña en trocitos, el jengibre, el curry y la salsa de soja. 





7. Subimos el fuego y dejamos hervir para que la salsa se vaya reduciendo y espesando. No debe quedar demasiado líquida ni demasiado espesa, pero como siempre, va más que nada al gusto.


8. Cuando la textura de la salsa esté a nuestro gusto, es el momento de probar de sabor y añadir sal y/o pimienta negra si fuera necesario. Damos un par de vueltas para mezclar y retiramos del fuego.


9. Al servir, podemos espolvorear con el coco rallado. En las fotos no se aprecia la salsita porque es un plato hondo, pero se sirve sobre la carne y las verduras y es una delicia =)



¡Buen provecho!





Bergua*


domingo, 21 de octubre de 2012

Espaguetis de calabacín con camarones al ajillo


Hoy os presento una alternativa a la pasta que conocí a través de mi amiga Tema. No sé cómo no se me había ocurrido, ¡espaguetis de calabacín! Hoy los acompaño de camarones con una salsa de ajo, pero admiten picadillo, atún y todo lo que soléis comer con pasta. Mira que siempre me ha parecido curioso que en castellano los llamemos "espaguetis" en plural, cuando la terminación -i en italiano ya denota plural (spaghetti) y en singular sería spaghetto, es decir, "cordoncito". En fin, divagaciones de lingüista a parte,  aquí va la receta para 2 comensales:

  • 2 ajetes
  • 6-8 dientes de ajo prensados
  • 1-2 guindillas
  • 250-300g de camarones
  • pimienta de cayena
  • 1-2 calabacines (según el tamaño)
  • 2 cucharadas de soja
  • 1 cucharada de limón
  • 3-4 cucharadas de aceite
  • Opcional: parmesano rallado o feta; un puñadito de maiz.

La preparación:


Lo suyo sería tener un pelador de juliana o una mandolina con función de juliana, pero no es imprescindible tener aparatos especiales para improvisar recetas originales y esta es la prueba ;) No tenía un pelador de juliana en casa, así que decidí probar con mi rallador habitual y, aunque queda menos uniforme, la pérdida se reduce a la apariencia, porque en el sabor desde luego no se nota.


1. Lavamos el calabacín, lo pelamos (aunque podemos dejarlo parcheado, ya que la piel contiene más vitaminas) y procedemos a rallarlo con la parte del rallador de agujeros más grandes. Reservamos.

2. Cortamos finito la cebolleta y la guindilla (si queremos añadir) y prensamos el ajo. Al prensarlo en lugar de cortarlo a rodajas, obtenemos una mejor consistencia para la salsa.






3. Ponemos el aceite a calentar en una sartén para sofreír la cebolleta, el ajo prensado y la guindilla.


4. Cuando estos ingredientes estén tiernos, añadimos los camarones y el maiz. Removemos de vez en cuando, añadimos el limón y la salsa de soja, además de perejil, sal, pimienta negra y pimienta de cayena al gusto. 



5. Cuando las gambas estén prácticamente cocinadas, añadimos el calabacín rallado y lo mezclamos con el sofrito durante 3-5 segundos, no más. Retiramos del fuego.





6. Si somos amantes del queso como en mi casa, le va muy bien parmesano rallado o queso feta a trocitos.





¡Buen provecho!



Bergua*

viernes, 19 de octubre de 2012

Crema de verduras asadas


Esta receta se la debo a que mi mandíbula siguiera fuera de combate tras la operación. Había hecho cremas de verduras antes, pero el resultado nunca me había dado ganas de repetir. Ahora sí. Se me ocurrió asar la verdura en lugar de hervirla y ay mamá, para qué contarte más. Para aquellos a quienes les cuesta comer verduritas, yo digo ¡QUESO! Así reeduqué yo a mi estómago y a mi organismo. Se disfrazan con queso fresco, queso fundido, queso de untar... ¡Y a disfrutar!  También hace la función el yogur griego y otras cremas de bajo índice graso.


  • 1/2 litro de caldo de verdura
  • 2 dientes de ajo
  • sal y pimienta
Las verduras van de nuevo en función de lo que tengamos y queramos. Yo utilicé:
  • 1/2 calabacín
  • 1/2 pimiento
  • 2 tomates 
  • 1 patata mediana
  • 1 zanahoria
  • 150g de coliflor
  • 1/2 manzana
  • 1/2 puerro
  • Opcional: quesitos o yogur griego/skyr


La preparación:

1. Precalentamos el horno a 200-220º (según el horno) 

2. Lavamos la verdura (menos el puerro y el ajo). Pelamos la patata, la zanahoria y la manzana, vaciamos el pimiento y lo cortamos todo en piezas de tamaño más o menos regular, para que se hagan al mismo tiempo. Las colocamos sobre papel de horno en una bandeja y las rociamos con aceite, preferiblemente con un spray de aceite y, de lo contrario, con una cucharilla y cuidado.


3. A continuación las metemos al horno a 200º durante unos 20 minutos; hasta que estén tiernas y doradas.


 4. Mientras tanto, picamos el ajo y cortamos en anillos el puerro. Calentamos aceite en una olla alta y ponemos a pochar el ajo y el puerro con cuidado de que no se quemen.



 5. Cuando las verduras estén listas, las sacamos del horno, les damos un minuto para que se enfríen un poco y retiramos la piel si así lo deseamos (yo sólo retiro la del pimiento).

6. Entonces añadimos las verduras a la olla con el puerro y el ajo, salpimentamos, removemos y vertemos también el caldo. Le daremos 10  minutos de cocción a fuego medio-alto.









 7. Transcurrido ese tiempo, pasamos a otro recipiente para batirlo todo. Probamos de sabor por si hubiera que rectificar de sal o pimienta y ya está listo.
Acompañé de una cucharada de skyr, el queso fresco/yogur islandés, que como dije se puede sustituir por yogur griego, quark, quesitos o incluso queso rallado.

 ¡Buen provecho!



Bergua*