¡Sígueme! =)

¿Te aviso cuando actualice?

sábado, 25 de febrero de 2017

Cestitas de gamba y ensalada


Esta receta puede servir de entrante, para tapeo y hasta de cena ligera. Ya veréis que la preparación es fácil, y además es bastante ligera y muy refrescante. Vi algo parecido en un vídeo hace tiempo y tenía ganas de probarlo.
Es de inspiración tex-mex, aunque podéis regular las especias a vuestro gusto. Con estos ingredientes salen 8 cestitas, pero sale ensalada suficiente para el doble de cestas (nos la comimos en plato) y en cada cesta podéis poner una o varias gambas según el tamaño y si es plato único y entrante. Estas gambas eran medianas (en Dinamarca hasta las llamadas gambas XXL son diminutas) y era nuestra cena, así que puse 3 por cestita.

  • 2 tortillas de harina o de maíz (las mías eran de las pequeñas)
  • 1/2 cucharada de mantequilla derretida
  • 200 g de gambas (3 por cesta)
  • Unas cuantas cucharadas de yogur griego ligero (al gusto, es para aliviar el paladar, por el picante de la receta)
Para las gambas:
  • 1/2 cucharada de zumo de lima
  • 1/2 cucharadita de comino en polvo
  • 1/2 cucharadita de pimentón dulce
  • 1/4 cucharadita de pimienta de cayena
  • 1/2 cucharadita de ajo en polvo (o 1 diente de ajo pequeño prensado, si te gusta fuerte)
  • Sal y pimienta al gusto
Para la ensalada:
  • 300 g de pepino
  • 1/2 aguacate
  • 1 cucharada de zumo de lima
  • 1 tomate de pera (o el tipo que nos guste más)
  • 2 cebolletas (sin bulbo desarrollado)
  • 1 cucharada de cilantro fresco picado
  • 1/2 jalapeño
  • Sal y pimienta

La preparación:

1. Cortamos las tortillas en cruz, de forma que nos queden 4 cuartos en cada tortilla.

2. Pincelamos cada cuarto por ambas caras con la mantequilla derretida. Esto ablandará la tortilla y funcionará un poco como pegamento para que guarden la forma de cestitas al hornearlas.


3. Las colocamos con cuidado en moldes para magdalenas; de silicona, de metal... Eso sí, aptos para horno. Les damos 8-10 minutos en el horno precalentado a 190º (que no se tuesten demasiado) y después las dejamos enfriar.


4. Mientras tanto, preparamos la ensalada. No pelamos el pepino para no perder vitaminas; lo lavamos bien y lo cortamos en daditos pequeños.

5. Cortamos también en daditos del mismo tamaño el aguacate y el tomate y cortamos la cebolleta en aritos finos y el jalapeño lo picamos finito.

6. En un recipiente vertemos el zumo de lima, el cilantro picado, sal y pimienta. Batimos con un tenedor o varillas de mano para emulsionar.

7. Mezclamos el aliño con los ingredientes de la ensalada: pepino, aguacate, tomate, cebolleta y jalapeño. Reservamos en el frigo.


8. Pasamos a las gambas. Embadurnamos con las especias y el zumo de lima y las cocinamos a fuego medio-alto hasta que estén listas, unos 3 minutos por cada lado; depende del tamaño, pero se verá que cambian de color.


9. Ya tenemos todos los elementos y podemos rellenar nuestras cestitas: primero ensalada, luego coronamos con las gambas y finalmente, un pegotito de yogur griego para rebajar el picante. ¡Listo!


¡Buen provecho!

¡Sígueme en facebook! 
https://www.facebook.com/berguaricoysano



Bergua*





lunes, 20 de febrero de 2017

Crema de puerro y crujiente de jamón


La combinación de jamón y crema de puerro es un clásico. Mira que a mí por lo general no me gusta el jamón serrano cocinado, porque queda muy salado y además me gusta más la sensación al comerlo fresco. Pero lo cierto y verdad es que le va genial a esta cremita tan rica y sana. Se puede hacer el olla rápida o en olla lenta. Para 2-3 personas:

  • 2 puerros (la parte blanca)
  • 150-200 g de patata
  • 0,50-0,75 litros de caldo de verdura/agua y 1/2 pastilla de caldo
  • 100 ml de leche desnatada
  • 1 cebolla pequeña
  • 1 loncha de jamón serrano por persona
  • Aceite de oliva
  • Sal y pimienta
  • Opcional: un poquitín de pimentón dulce y laurel en polvo.

La preparación:

1. Cortamos el puerro en anillos gruesos. La parte verde se puede aprovechar para hacer un caldo de verduras, un sofrito, sopa... Enjuagamos bien para deshacernos de la tierra que pueda llevar.

2. Cortamos la cebolla en juliana y la rehogamos con un poco de aceite caliente y sal durante unos 3-5 minutos a fuego medio. Usamos una tapadera para que el vapor la ablande y acelere el proceso de hacerla sudar.

3.  Añadimos los puerros a la olla y rehogamos unos 5 minutos también.

4. Agregamos las patatas peladas y cortadas en trozos de tamaño parejo con el puerro. Rehogamos otro par de minutos.


5. Añadimos el agua hasta cubrir los ingredientes y le damos 20 minutos a fuego medio. Controlamos que no se quede sin agua. Cuando rompe a hervir, salpimentamos.

6. Entonces retiramos del fuego y trituramos.


7. Añadimos la leche y mezclamos removiendo. Le damos un par de minutos a fuego lento para que se termine de integrar.



8. La loncha de jamón la cortamos en tiritas y las salteamos en una sartén. Yo apenas uso aceite. Las servimos sobre la crema y listo.


*Si usamos la olla rápida, rehogamos un poquitín la cebolla, añadimos el puerro un par de minutos y ya podemos añadir la patata y el agua y cocer durante 7 minutos.


¡Buen provecho!

¡Sígueme en facebook! 

https://www.facebook.com/berguaricoysano

Bergua*






domingo, 19 de febrero de 2017

Potaje tunecino de bulgur: Borghol jari á la tunisienne


El viaje de este mes con Cocinas del mundo me trae muy buenos recuerdos de mis tiempos en Túnez, estudiando árabe en el instituto Bourguiba y viajando en coche por el país con mi querida amiga Hinda. 
Túnez comparte muchos elementos con la gastronomía marroquí; los platos no pueden negar su origen norteafricano y la influencia judía. La gran diferencia entre Túnez y Marruecos es que en Túnez todo pica. No es broma =P El país es el mayor productor de harissa, una pasta picante de guindillas, y se lo ponían al pan, al cuscús y hasta a la ensalada. 

Enfrente del instituto había una confitería y bueno, era imposible elegir, todos los días probábamos algún pastelito nuevo, y es que los dulces se les daban de miedo. Aún así, yo me he ido a por Borghol jari, برغل جاري, un plato salado y un poco picantón, pero poco.
Los platos que más típicos que se me antojan ya los tenía publicados desde hace tiempo, por ejemplo el shakshuka y el tajín de merguez, el tajín tunecino, kefta y varios tipos de brik/briouat, de huevo, de carne... Así que pensando y pensando, al final me apeteció preparar este potaje tunecino de bulgur (trigo partido), porque es un plato muy típico del invierno de Túnez, pero poco conocido fuera del país. No es cuscús todo lo que se cuece en el norte de África ;) 
Para 3 comensales:


  • 1 y 1/2 litro de agua
  • 125 g de bulgur
  • 50 g de habas verdes secas
  • 50 g de garbanzos secos
  • 2 cucharadas de aceite de oliva
  • 1 cucharada de puré de tomate
  • 1/2-2 cucharadas de harissa (pasta de guindilla)
  • 2 cucharaditas de comino (en mi caso 1 en polvo y 1 en semilla)
  • 1 cucharada de guindilla en polvo
  • 2-3 dientes de ajo prensado
  • Sal
  • Limón

La preparación:

1. El día antes ponemos a remojo los garbanzos y las habas para que se rehidraten. Normalmente se dejan en agua toda la noche. En Túnez (y en muchos sitios) se suele añadir una cucharadita de bicarbonato porque se dice que así quedan más tiernos, pero no es necesario. Si lo hacéis, enjuagadlos bien antes de usarlos.




2. En frío, juntamos el agua, el bulgur, los garbanzos y las habas y las 2 cucharadas de aceite. Para esta parte podemos usar olla a presión (30 minutos) u olla lenta (60 minutos). En cualquier caso, en olla tapada para conservar el líquido. Si usamos una olla normal, lo llevamos a ebullición y seguimos a fuego lento.

3. Para la siguiente fase de cocinado, añadimos el puré de tomate, la harissa, el ajo prensado, sal y la guindilla y las semillas de comino trituradas, por ejemplo en mortero. Cocinamos a fuego lento durante 15 minutos removiendo todo el tiempo; tiene tendencia a pegarse. La consistencia final es gachosa.



4.  Finalmente servimos en platos, espolvoreamos con una chispa de comino en polvo (más que nada a modo de decoración) y servimos con un chorretón de limón.


¡Buen provecho!


¡Sígueme en facebook! 
https://www.facebook.com/berguaricoysano





Bergua*




martes, 7 de febrero de 2017

Roquitas de chocolate ligeras


Con solo dos ingredientes, estos copitos rocosos los puede preparar cualquiera y están listos en un momento. Además, son una forma sana y deliciosa de picotear o tomar un postre ligero y quitarse el antojo de dulce. A nadie le amarga un dulce, pero no hay necesidad de abusar de los azúcares artificiales para disfrutar. El chocolate puro tiene grasas saludables, antioxidantes, minerales... Pero lo mejor de todo, es que ayuda a mejorar el ánimo. ¿A ti también te hace feliz el chocolate?

Obviamente se puede preparar con cualquier tipo de chocolate y se puede hacer también con palomitas y hasta con frutos secos. También se puede poner mucho más chocolate y  hasta hay quien añade mantequilla. Pero en la versión de hoy, el objetivo es crear un tentempié dulce pero sano y, aún así, delicioso. También puedes probar a añadir un poquito de canela en polvo al chocolate; verás qué buen toque. Salen 6 del tamaño que veis en la foto.

  • 35 g de copos de maíz (cornflakes) sin azúcar
  • 12 g de chocolate puro (70-80%) Por ejemplo, Valor negro 70% o incluso Valor negro sin azúcares añadidos y con edulcorante. Son unas 6 onzas, según el tamaño.
  • Opcional: 1/2 cucharadita de canela en polvo

La preparación:

1. Derretimos el chocolate al baño María. Para eso llevamos un par de vasos de agua a ebullición en una olla.

2. Una vez rompa a hervir, apartamos la olla del fuego y metemos un cuenco de porcelana, barro, cristal o metal (nunca plástico) en la olla y el chocolate en el cuenco. Removemos el chocolate para que se vaya derritiendo, pero con cuidado de que nunca caiga agua en el chocolate.


3. Metemos los cereales en el cuenco del chocolate y removemos bien para impregnarlos.



4. Con una cuchara servimos montoncitos de cereales sobre papel de horno. Tienen que quedar amontonados.


5. Dejamos enfriar en el frigorífico durante unos 20-30 minutos y al sacarlos se habrán pegado y mantendrán perfectamente la forma. ¡A disfrutarlos!

* Se pueden conservar fuera de la nevera, pero si vives en un lugar de clima cálido, no lo recomiendo. A mí me gustan fresquitos y crujientes, directos del frigo.


¡Buen provecho!

¡Sígueme en facebook! 

https://www.facebook.com/berguaricoysano



Bergua*


miércoles, 1 de febrero de 2017

Berenjena asada con salsa de yogur, granada y pistacho


Rescato esta magnífica receta para participar en el reto de febrero de Facilísimo, en el que la protagonista es la berenjena.
Esta receta se la debo a mi buena amiga del blog Mins Cocina. Ella la sacó del libro "Plenty More" de Ottolenghi y a mí se me hizo la boca agua al leerla, así que en seguida me propuse hacerla en casa y ha sido un triunfo absoluto; mira que la berenjena es una verdura que me cuesta, pero nos hemos puesto hasta arriba y nos hemos chupado los dedos. La esencia es la misma, pero me he permitido un par de licencias de autora, por ejemplo he asado las berenjenas con zumo de granada natural y he espolvoreado con pistachos para añadir un toque de complejidad a la textura. Deliciosa de verdad. Como plato único, con estas cantidades comimos 2; si es como guarnición, para 4:


  • 3 berenjenas pequeñas 
  • 6-9 cucharadas de aceite de oliva
  • 6 cucharaditas de za'atar (mezcla de especias oriental: tomillo, semillas de sésamo, sal, orégano, comino, hinojo, zumaque, hisopo, mejorana y ajedrea)
  • 2 granadas pequeñas o 1 grandota
  • Sal y pimienta

Para la salsa de yogur:


  • 1 y 1/2 dl de suero de mantequilla (unos 150 g)
  • 100 g  de yogur griego bajo en grasa
  • 1 diente de ajo pequeño
  • 1 cucharada de aceite de oliva
  • Sal

* No te dejes asustar por los ingredientes menos conocidos; el suero de mantequilla, también llamado suero de leche (buttermilk, kærnemælk), es el líquido que queda tras extraer de la leche la grasa que se usa para mantequilla, con lo cual es una opción mucho más ligera que la nata para cocinar. 
En cuanto al za'atar, si no encuentras la mezcla, mezcla tú mismo/a tomillo, orégano, comino y semillas de sésamo ;)



La preparación:

1. Ponemos el horno a precalentar a 200º. Lavamos nuestras berenjenas y las abrimos por la mitad a lo largo. Hacemos cortes profundos a rombos sin atravesar la berenjena por completo.



2. A continuación repartimos una cucharada o una y media de aceite en cada berenjena, asegurándonos de que entre por los cortes. Lo siguiente es espolvorear con la mezcla de especias por toda la superficie. Las ponemos a asar durante 30-40 minutos hasta que la carne quede blandita.


3. Vaciamos las granadas. Hay muchos métodos. Yo la corto por la mitad y después en cuartos y voy sacando los granos.


4. Reservamos la mitad de los granos para decorar al final. La otra mitad la batimos bien. El batido lo pasamos por el chino o la malla metálica y presionamos hasta que extraigamos todo el zumo. El resto, que son las pepitas y la piel, lo tiramos.


5. Con ese zumo recién hecho vamos a rociar las berenjenas que tenemos a medio asar, asegurándonos de que se cuele por las ranuras de los cortes que hemos hecho. Así no se nos secarán y además añadimos sabor. Las devolvemos al horno.


6. Mientras tanto preparamos la salsa de yogur. No tenemos más que batir el yogur, el suero de leche, el ajo prensado, el aceite y la pizca de sal. Reservamos en el frigorífico.


7. Aprovechamos también para preparar los pistachos, que machacaremos en un mortero o cortaremos a trocitos, y la granada, que tendremos reservada de antes.


8. Por último, cuando las berenjenas estén cocinadas, cubrimos con el yogur generosamente, espolvoreamos con pistacho, después con granada y finalmente con algo más de pistacho.


¡Buen provecho!

¡Sígueme en facebook! 

https://www.facebook.com/berguaricoysano


Bergua*