¡Sígueme! =)

¿Te aviso cuando actualice?

lunes, 24 de julio de 2017

Huevo Pepito


Resuelto el misterio de porqué nadie conoce el "Huevo Pepito" que a mí me daban de cenar muchas noches de pequeña. No encontraba nada sobre esta receta porque era un invento que se comía en mi casa.
Todo el mundo da por supuesto que se llamaba "Pepito" por mi abuelo Pepe. Efectivamente, mi abuela María Teresa se lo hacía a él, y mis padres, a mí, pero lo del nombre en realidad viene de unos vecinos de mis abuelos a quienes ellos querían mucho; Pepe Cardona y Lola, que tenían tres hijos, de los cuales el chico se llamaba Pepito, según recuerda mi padre. Total, que Lola le dio la receta a mi abuela y aquí sigue la receta en uso, que hasta Dinamarca ha llegado, quién lo iba a pensar.
Mi otra abuela, Enriqueta, hacía "Huevo a lo Mariano", en ese caso sí era directamente por mi abuelo Mariano. Vamos, que a cada uno se lo hacían a su gusto y le ponían su nombre. Así que ahora mi vikingo quiere él también un huevo en su honor. De momento os traigo el huevo Pepito, que es un sencillo 
huevo pasado por agua con mollitas de pan blanco y piñones, todo mezclado y servido en un vaso chato. Es una receta sencilla de estar por casa.
  • 1 huevo
  • 1/2 rebanada de pan de miga blanca (tamaño de pan de molde)
  • Unos cuantos piñones; unos 10.
  • Un chorritín de aceite al gusto de oliva virgen extra
  • Sal


La preparación:

1. Primero hacemos el huevo pasado por agua. Para que la clara quede cuajada y la yema solo un poco, le daremos 4 minutos desde que el agua rompa a hervir. Mi abuela los hacía al baño maría y yo, si hago más de uno a la vez, tengo un aparatico para hervir huevos.



2. Lo enfriamos un poco debajo de un chorro de agua fría para no quemarnos las manos. Lo ponemos en una huevera (el vasito este individual). Con la sierra del cuchillo le damos unos toquecitos por cada lado para abrir el huevo como si le quitáramos la tapadera.


3. Con una cucharilla sacamos el huevo y lo metemos en un vaso chato (con cuidado de que no caiga cáscara). 

4. Echamos un chorrito pequeño de aceite y sal al gusto. Mejor echar poca y luego añadir si hace falta.


5. Añadimos entonces trocitos de miga de pan y luego los piñones. Mezclamos y listo.



* También se le puede poner pimienta, pimentón... Pero aquí os lo presento tal y como me lo hacían a mí.


¡Buen provecho!

¡Sígueme en facebook! 

domingo, 16 de julio de 2017

Lassi de mango y cardamomo


Al vikingo y a mí nos gusta mucho la cocina india y, siempre siempre siempre que vamos a un restaurante indio, pedimos "mango lassi" (batido de mango) para beber; si el lassi no es casero, no volvemos al sitio.
¿Pero qué es eso del "lassi"? Pues es un delicioso batido indio de yogur especiado que se consume sobre todo en verano para prevenir la deshidratación y para refrescarse. En invierno también se puede encontrar, ya que este tipo de bebida láctea es ideal para apagar el incendio que algunas comidas indias nos pueden provocar en la boca. Hay lassi de cardamomo, de menta y de muchos sabores más; incluso hay 
lassi salado, parecido al aryan turco; a veces también se añade agua de rosas y hasta vinagre. La versión de mango es especialmente popular en verano. Así que aquí os traigo uno de mango y cardamomo para la edición veraniega de Cocinas del mundo


El año pasado estuve ingresada bastante tiempo por una cuestión neurológica y llegó un punto en el que no comía nada. A mi vikingo se le ocurrió traerme mango lassi de un restaurante indio y ¡funcionó! Me tomé la mitad del batido y bueno, las enfermeras casi montan una fiesta jeje Así que me gusta por más de un motivo, esta bebida =)

En realidad, se puede hacer muy sencillo: leche o agua + yogur + mango + cardamomo + azúcar. Pero yo he intentado aligerar la receta, ya que normalmente es una bebida bastante calórica, y os pongo aquí el resultado de mis experimentos.

  • 500 g de yogur griego bajo en grasa (2%)
  • 350 g de mango maduro
  • 200 ml/g de agua de coco 
  • 40 g de sirope de agave (también vale miel)
  • 3 g de cardamomo
  • 10 cubitos de hielo, aunque también se puede congelar el mango ya troceado y pelado.
  • Opcional: 1 cucharadita de zumo de limón
  • Opcional: 5-6 pistachos

La preparación:


1. En el vaso de la batidora o en uno más grande, echamos el yogur, el mango pelado y en trozos, el agua de coco, el sirope de agave y el cardamomo. Trituramos.




2. Probamos por si nos pareciera que necesita más sirope o más cardamomo. Añadimos entonces los cubitos de hielo y, si nos apetece, la cucharadita de zumo de limón. Trituramos de nuevo. Y evidentemente podemos corregir también si lo queremos más líquido o más espeso.


3. ¡Y ya está! Para decorar podemos espolvorear con pistacho. Picamos en el mortero 3-4 pistachos y listo.


¡Buen provecho!

¡Sígueme en facebook! 





sábado, 8 de julio de 2017

Trufas tex-mex



Esta receta es una fórmula fenomenal para comer legumbres sin enterarse y, encima, disfrutarlas. Se me ocurrió la idea y probé con estas cantidades a ver qué tal salía. Hubo suerte; funcionó y además me gustó mucho.
Pero no solo eso; también es un aperitivo fácil y apetitoso y es una receta vegetariana sencilla y nutritiva.
Así que, si te gustan los nachos con guacamole, atrévete a hacer estas bolitas o trufas tex-mex y date el gusto. Salen unas 20, según el tamaño que les des.

  • 185 g de pulpa de aguacate (con cáscara y hueso eran 280 g)
  • 250 g de frijoles negros cocidos (ya escurridos; la lata lleva unos 400 g netos)
  • 1 cucharada de aceite de oliva
  • El zumo de 1/2 limón
  • Aprox. 1 cucharadita de sazonador para tacos o guacamole
  • 60 g de patatas de bolsa tipo Doritos (la marca da igual), de las que se usan para hacer nachos.
  • Unos 20 g de pan rallado (también se pueden usar nachos pulverizados, pero yo no quise alterar el sabor del relleno)
  • Opcional: (Porque el sazonador ya lleva sal) Una pizca de sal marina 

La preparación:

1. Trituramos juntos los frijoles (enjuagados y escurridos), la pulpa de aguacate, la cucharada de aceite, el zumo de limón y la cucharadita de sazonador. Pueden quedar tropezones, no queremos un puré fino. Añadimos entonces el pan rallado y mezclamos. La mezcla resultante es blandita, pero ya veréis que guarda bien la forma. El color es poco atractivo por las judías negras, pero luego lo arreglamos con la capa de nachos



2. Trituramos por otra parte las patatas para nachos; que quede entre pulverizado y troceado, con trocitos chiquitines, que aportarán textura. Reservamos en un plato hondo u otro recipiente.


3. Tomamos una cucharada de nuestra mezcla y la metemos al recipiente donde tenemos los nachos picados. 


4. Con la misma cuchara le damos un par de vueltas para que se cubra de patata por los lados y entonces ya la tomamos entre las palmas de las manos y le damos forma. 



5. Y realmente ya está; repetimos el proceso hasta que no nos quede masa de relleno y servimos. Si tenemos tiempo, las podemos dejar un rato en el frigo, porque el frío ayudará a que guarden mejor la forma y las conservará más firmes.


* Al llevar aguacate, que se oxida, es preferible comerlas el mismo día o día siguiente, aunque aguantan bien un par de días en el frigo; os digo que al día siguiente están muy buenas y más firmes.

* Ah, si sacas un cuenco con salsa para tacos a la mesa, no están nada mal las trufas mojadas en salsa ;)

¡Buen provecho!

¡Sígueme en facebook!