¡Sígueme! =)

¿Te aviso cuando actualice?

martes, 11 de diciembre de 2012

El bizcocho más fácil del mundo

Esta receta me la dio mi tía Bea y a ella se la dedico. Es el bizcocho más fácil de hacer y recordar. La masa base es muy versátil, así que, según la despensa y la ocasión, la convierto en lo que apetezca. Hoy estoy navideña, así que me decanto por el limón y la canela.

  • 1 yoghurt (natural o de fruta) Usaremos el vaso del yogur como medida para el resto.
  • 1 vaso de aceite
  • 2 vasos de azúcar (yo usé azúcar moreno mascabado)
  • 2 huevos
  • 3 vasos de harina
  • 1 cucharada de levadura química (10g)
  • 2 cucharadas de canela en polvo
  • La ralladura de 2 limones
  • Un poco de mantequilla
  • Opcionales: Como adelantaba, a la mezcla base hoy le añado limón y canela, pero podría ser cacao en polvo, frutos secos, trocitos de chocolate o muchos otros ingredientes. En esta ocasión, he mezclado en la masa trocitos de naranja confitada que tenía por casa. También añadí 2 gotitas de agua de azahar. Para el fondo del molde, como muestro a continuación, hice una mezcla de licor de cereza y azúcar de vainilla, que podría sustituirse por otros licores, zumo de naranja y azúcar o incluso agua y azúcar.


La preparación:

1. Con el vaso de yoghurt como medida, mezclamos en un bol el yoghurt, el aceite, el azúcar, la harina, los huevos, la ralladura y la levadura.


 

2. En repostería, normalmente se sigue un orden preciso, de modo que primero se mezclan los ingredientes líquidos, después los secos y después todo. Pero este es al fin y al cabo el bizcocho más fácil de hacer, así que adentro con todo a la vez ;)

3. Mezclamos bien. 
¡No hace falta ni batidora!
4. Después añadimos, si queremos, los "tropezones" del bizcocho (frutos secos, pasas, fruta confitada, chocolate...) y mezclamos de nuevo.




 5. Para la base de mi bizcocho, primero unté un poco de mantequilla por el molde. Después decidí mezclar 2 cucharadas de licor de cereza y una cucharadita de azúcar de vainilla. 


6. Repartimos la masa en un molde desmontable (con agujero o sin él) y horneamos en el horno precalentado a 180º durante 20-30 minutos. 




7. Para comprobar si está hecho, introducimos un palillo largo (como de pincho moruno) o un cuchillo afilado. Si sale húmedo, necesita más tiempo. Si sale seco, lo podemos sacar del horno y dejar reposar unos 5 minutos. Se puede espolvorear con canela o azúcar glas o de vainilla.



 ¡Buen provecho!



Un amigo, que es chef, se pasó por casa a cocinar y cenar con nosotros. Yo aproveché el bizcocho navideño para preparar una bandeja de postre a la danesa, lo que muy a menudo quiere decir queso. Sí, señores, de postre pan y queso, normalmente con uva también. En lugar de uvas, serví mandarinas y dátiles como acompañamiento para el queso de trufa, el queso de pimientos y el queso de champiñón, cortesía de mi amiga Tema. Unas galletas y el bizcocho y voilá, los daneses en el bolsillo.


 Bergua*

No hay comentarios:

Publicar un comentario