¡Sígueme! =)

¿Te aviso cuando actualice?

miércoles, 15 de octubre de 2014

Ajoblanco de cacahuete + melón con jamón





El ajoblanco es una sopa fresquita de ajo, pan y almendras molidas. Se dice que nos llega a través de la gastronomía andalusí (de al-Ándalus), aunque también se dice que la receta puede tener origen en las gastronomía romana o incluso griega; en cualquier caso, es un plato de origen humilde. En épocas de escasez en las que las almendras eran demasiado lujo, se utilizaba harina de habas secas, y yo hoy, por no poder encontrar almendras, lo he preparado con cacahuete.
En algunas zonas de Granada es más líquido, para poder beberlo, y se acompaña de una "papa asá", es decir, una patata asada. Esa es la receta en la que me he inspirado. Otros acompañamientos típicos según la zona son anchoas, uvas moscatel y melón. Yo hoy acompaño de brochetas de melón con jamón serrano. Para 2-4, según si es parte de un menú o plato único, como nosotros nos lo tomamos para cenar:


  • 125 g de cacahuetes crudos y sin piel
  • 100 g de miga de pan (duro o nuevo)
  • 2-4 dientes de ajo 
  • 40 ml de aceite de oliva
  • 1 litro de agua fría
  • 2 cucharadas de vinagre de nuestro gusto, en mi caso vinagre de Casablanca, suave y dulzón.
  • Sal
Para la guarnición de patata:
  • 1-4 patatas grandes, según si se quiere mitad o entera por persona
  • Pimentón dulce o picante
  • Sal
Para la guarnición de melón con jamón:
  • 1 melón Galia pequeño o tajadas de cualquier otro melón
  • Lonchas de jamón serrano


La preparación:

1. La sopa se hace en un momento, así que lo que hay que preparar primero es la guarnición. La patata la metemos al horno precalentado a 220º envuelta en papel de plata y hasta que la podamos pinchar y atravesar sin dificultad, unos 40 minutos, según el tamaño.




2. Para las brochetas, abrimos el melón por la mitad y cortamos rodajas enteras de unos 2 cm de grosor. Retiramos la piel y las semillas y cortamos en dados.








3. Cortamos entonces tiras de jamón y envolvemos los dados de melón con ellas. 




 4. Vamos pinchando los dados envueltos en las brochetas y reservamos.

5. Vamos a por la sopa. Si nuestros cacahuetes tienen piel, les damos un hervor para retirarla con facilidad. Si el pan que vamos a usar es duro, lo ponemos a remojo en agua fría para que se hidrate (sin la corteza).



6.  Tradicionalmente se hace a mortero, pero este método moderno también funciona. En el vaso de la batidora metemos los cacahuetes y 2 dientes de ajo pelados para empezar; podemos añadir más ajo luego si nos gusta más fuerte. Batimos con parte del agua fría.


7. Incorporamos la miga de pan, la mitad del aceite, el vinagre, sal y más agua. Batimos para emulsionar.

8. Lo probamos y, si nos gusta más fuerte, añadimos también un par más de dientes de ajo. Vamos incorporando más aceite y batiendo y más agua según la consistencia que queramos y servimos bien frío junto con la guarnición que hayamos preparado, en nuestro caso la patata asada, servida con pimentón picante y sal, y las brochetas de melón con jamón.

* Esta sopa no se cuela porque sería un desperdicio de ingredientes y texturas. En el fondo del cuenco se nos quedará lo más pesado, así que antes de comérselo/bebérselo, hay que removerlo.

¡Buen provecho!


¡Sígueme en facebook! 

https://www.facebook.com/berguaricoysano

Bergua*




2 comentarios:

  1. Nunca he probado el ajo blanco, pero este con cacahuetes tiene que estar muy rico. Un besote!

    ResponderEliminar
  2. ¡Gracias, Nauzet! Es un plato sencillo y humilde, pero viene muy bien para una cenita fresca y ligera ;) Besicos

    ResponderEliminar