¡Sígueme! =)

¿Te aviso cuando actualice?

sábado, 15 de septiembre de 2012

Macedonia

Hacía años que ni me acordaba de ella, ya que aquí en Dinamarca, lo que se estila es la ensalada de frutas con nata, pero buscando un postre que se me antojara como típico español, me acordé del postre estrella de los veranos: La macedonia de frutas. He de decir que para mí, una macedonia sin fresas y plátano es como unas natillas sin galleta, y hoy me faltan las fresas, que no hubo manera de encontrar. Pero bueno, al fin y al cabo, lo de qué fruta echarle va al gusto y según las posibilidades ;) Las cantidades van a ojo, según los comensales y a qué sabores les queramos dar más protagonismo. Además, la cantidad de zumo irá en función de entendéis la macedonia como zumo con tropezones o como fruta con aliño. 


  • Zumo de naranja (recién exprimido) 
  • Plátano
  • Mango maduro
  • Fresas
  • Kiwi
  • Nectarina/melocotón
  • Manzana
  • Pera
  • Uva
  • Un chorrito de vino dulce (Jerez, mistela... Incluso licor de cereza si no encontramos otra cosa)
  • Opcional: Cualquier otra fruta que nos guste, como melón, sandía, piña, coco... No son los ingredientes tradicionales, pero también se puede probar con moras, frambuesas... Yo no añado azúcar, pero si con el azúcar de la fruta y el vino dulce no os parece lo suficientemente dulce, podéis añadir miel. O si tenéis niños, miel en vez de vino y listo.


La preparación:

1. Se pelan el melocotón, el mango, el kiwi y si hay alguna otra fruta cuya piel no se coma. El resto (pera, manzana, fresa, uva...) basta con lavarlas y quitarles el rabito y demás partes no comestibles. Hay quien también pone trocitos de naranja o gajos de mandarina. De nuevo, lo que os apetezca.

* El plátano NO se pela todavía, ya que se oxida y se ennegrece.  Lo reservamos en la nevera junto con las naranjas.


2. Se cortan todas las frutas en trocitos y las uvas en mitades para sacarles las pepitas. Se reservan en un cuenco.

3. Se añade a la fruta el vino dulce y/o la miel, se mezcla y se deja enfriar en la nevera durante al menos 30 minutos.


4. Justo antes de tener que servir, se corta y se añade el plátano a rodajas.

5. Por último, se exprime el zumo y se le añade a la fruta, ya que si no se deja para lo último, el zumo pierde sus vitaminas.


¡Buen provecho!




Bergua* 



No hay comentarios:

Publicar un comentario