¡Sígueme! =)

¿Te aviso cuando actualice?

viernes, 21 de abril de 2017

Rollitos de surimi y atún


Estos rollitos son un aperitivo o un picoteo genial; son facilísimos de preparar y están requetebuenos. 

El relleno es un paté cremoso improvisado de queso de untar, surimi y atún, y por supuesto se puede usar para otras cosas además de estos rollitos. El sabor predominante es el del atún, pero podéis alterar la receta para que sepa más a surimi, si lo preferís. Con estas cantidades salen 20 rollitos.


Para el paté cremoso:
  • 80 g de atún (lo que suele llevar una lata en España - 220 g netos, 80 escurridos)  -en aceite de oliva, si es posible-
  • 80 g de queso cremoso de untar (tipo Philadelphia)
  • 135 g de surimi (unas 8 barritas, según el tamaño)
  • 12 g de cebolleta (también llamado ajete) o cebolla morada
  • Sal y pimienta al gusto
Para los rollitos:
  • 5 rebanadas de pan de molde integral

La preparación:


1. Escurrimos casi del todo el atún (digo que preferiblemente atún en aceite de oliva por el sabor y la calidad, pero yo en Dinamarca no tengo esa opción).

2. Trituramos o batimos los ingredientes del paté hasta que la textura sea suave y no queden tropezones; cuidado con los ingredientes que se quedan en las paredes, hay que asegurarse de que acaben triturados con el resto. Probamos de sabor y rectificamos si hace falta. Reservamos en la nevera mientras preparamos el pan.


3. Las rebanadas de pan vamos a aplanarlas con un rodillo (o una botella de cristal que pese); yo usé pan con bordes y, los bordes que se rompieron, los corté y se los comió el vikingo.

4. Entonces untamos generosamente cada rebanada con el paté, pero sin llegar hasta el final del todo, para que no se nos salga al rularlo.


5. Como al hacer sushi, tenemos que rular el pan sobre sí mismo de forma que quede prieto; a mí me ayuda poner la rebanada sobre un trozo de papel transparente de cocina y con él empiezo a rular; de ahí ya sigo con las manos.


6. Justo antes de dar el rulo por terminado, extendemos el exceso de paté en el último centímetro de pan donde no habíamos untado nada; funcionará como pegamento.


7. Realmente los rulos se pueden comer tal cual a bocados; seguro que a los niños les encanta la idea; pero si quieres servirlo en plan picoteo/tapeo y sacarlo a la mesa de forma más fina, haremos los rollitos:


8. Con un cuchillo de sierra que corte bien, cortamos el rulo por la mitad y luego cada mitad en dos trozos; así, de cada rulo saldrán 4 rollitos. Es importante cortar con movimiento de serrucho y no presionar, o "espachurraremos" los rulos.



¡Y ya está!

¡Buen provecho!


¡Sígueme en facebook! 

https://www.facebook.com/berguaricoysano


Bergua*




No hay comentarios:

Publicar un comentario